Diario Judío México - El acoso sexual hacia las mujeres es un problema que ha existido, existe y existirá lamentablemente siempre, ya que pensarse como mujer en un espacio libre del mismo es tan solo una Utopía. Debido a que no importa cuántas campañas de denuncia, concientización, educación y prevención se ejecuten en un país. Este flagelo social ha sido alimentado durante muchos siglos y por ello se encuentra en todas las sociedades del mundo sumamente arraigado, más allá de las sanciones jurídicas para combatirlo.

Y un ejemplo más que lamentable fue el que ocurrió y sigue ocurriendo cada día en un país como Costa Rica en donde solamente hace unas semanas atrás, un joven llamado Gerardo Cruz Barquero le dio la vuelta al mundo al ser noticia, por ser apuñaleado en plena calle, días después de haber denunciado a un acosador sexual filmando con su teléfono celular las partes íntimas de una mujer que caminaba por la ciudad de San José.

Generando en un sector de la población gran indignación y repudio por el hecho del acoso y agresión hacia el joven denunciante; y en otro aunque parezca insólito, un sin número de críticas a favor de lo que el mismo acosador sexual mal nombró como “El Vicio del Pueblo” autocalificándose como un “Simple ser Humano” efectuando una acción común en el quehacer cotidiano de muchos costarricenses…

Minimizando un hecho tan grave y decadente en una sociedad que se jacta hacia el resto del mundo de ser un país respetuoso de los derechos humanos pero que debido a situaciones como estas y a las reacciones que se pueden constatar en las redes sociales, se mostró que lastimosamente muchos costarricenses son cómplices de situaciones como las denunciadas anteriormente e incluso algunos están a favor de este tipo de acciones que lo único que hacen, es reafirmar el MACHISMO imperante que invade a esta sociedad.

La cual pese a cualquier tipo de campañas realizadas por los organismos competentes sobre el tema, muestra la otra cara de Costa Rica esa en donde las Mujeres, no tenemos derechos que ejercer frente a agresiones como las mencionadas ya que la propia legislación existente presenta graves vacíos en la norma jurídica, donde un hecho como este no tiene calificación, más allá de lo que se conoce como una contravención, sancionada en el mejor de los casos con 30 días de multa.

Mientras tanto las estadísticas muestran que cada hora una mujer en Costa Rica es objeto de algún tipo de ataque y el ordenamiento penal de ninguna reforma al respecto sobre el tema. En una Costa Rica muy alejada del imaginario colectivo que se maneja hacia dentro y fuera del país.

Por ello hoy dedico este artículo a la pronta recuperación de la salud de Gerardo Cruz Barquero un “VERDADERO EJEMPLO DE SER HUMANO” ese que marca la diferencia entre unos y otros que se pasean por las calles de San José como personas dignas, no solo de admirar sino también de imitar y de las cuales muchos debemos de estar más que orgullosos ya que son el verdadero reflejo de ese costarricense que no busca ser un mártir y menos un héroe sino simplemente “UN HOMBRE CONSCIENTE, DENUNCIANTE Y VIVO”. (Especial para Diario Judío.com de )

acoso-2

Gerardo Cruz Barquero

San José de Costa Rica
01 11 2015.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anterior¿Se puede ser plenamente judío en la diáspora?
Artículo siguienteLa historia es el ámbito en el cual se actualizan los valores de una sociedad
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.