El siguiente planteamiento es tan razonable que a muchos les parecerá algo tonto.
Muchas veces estamos tan acostumbrados a una versión de las cosas que cuando lo vemos desde otro punto de vista tendemos a juzgar de mala manera, tanto la opinión como al mismo ponente.
Tal pasó con el gran astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico italiano del Renacimiento que mostró interés por las artes, destacando en la literatura, la música y la pintura, quien fundó las bases de la mecánica moderna y muchas cosas más, Galileo Galilei, al afirmar su teoría heliocentrista.
Dicha refutación fue basada en el razonamiento inductivo aristotélico y eclesiástico frente al razonamiento deductivo científico de Galileo fundamentado en pruebas.
Mucho se ha dicho que jamás ha demostrado la rotación del planeta aunque con pruebas tales como las montañas en la luna, nuevas estrellas, satélites en Júpiter, manchas solares (primera y segunda prueba), fases de Venus y argumento de las mareas, ha demostrado la veracidad de su teoría heliocentrista. Así y todo, a pesar de no haber utilizado telescopios, fue acusado por herejía y mandado a la hoguera.
Así de grave es cuando se discute con alguien que no usa la razón, sino la opinión popular.
Ahora bien, ya dicho todo esto me atrevo, pues, a dar mi humilde opinión respecto a un tema que puede causar las mismas canalladas que han hecho con el gran astrónomo. Pues muchos entenderán que las cosas son así porque así son las cosas.
He escuchado muchas veces la malvada frase "La ley es la ley". También existía una ley de matar judíos en la época de la IIGM. Que exista una ley no quiere decir que sea correcta. (Leer Diálogos de Platón).

El siguiente planteamiento tiene que ver con el alfabeto.
Antes, quiero aclarar que la palabra alfabeto proviene de las dos primeras letras del alfabeto hebreo (ALEF y BET) y no como muchos creen que etimológicamente proviene del griego Alfa-Beta, pues Alfa-Beta proviene del hebreo ALEF-BET.
Esta aclaración me sirve para distinguir a quién se le debe denominar analfabeto. Dícese analfabeto a todo aquel que no sepa ni leer ni escribir, al menos en español. Este es un error pues analfabeto, literalmente, quiere decir que carece de los conocimientos para leer y escribir el alfabeto hebreo. Lo demás se llama abecedario, no alfabeto. Según esto, la mayoría de la población mundial son analfabetos pues no saben leer ni escribir en hebreo.

Analicemos, pues, nuestro abecedario, que no el alfabeto.

A continuación escribiré cada una de la letras con mi opinión personal basada en el razonamiento deductivo.
Algunas letras llevarán una opinión y otras no.

A. (Sin opinión).

B. La letra B debería ser la única versión sonora. Tenemos actualmente la B y la V. A mi parecer, siempre debería ser B ya que nadie usa la V cuando habla. Nadie dice Ventana, todos decimos Bentana.

C. La C debería desaparecer del abecedario, pues cuando se antepone a las vocales E e I suena como S, y cuando se antepone a las vocales A, O y U suena como K. Para ello dejemos la S y la K y eliminamos la C.

D. (Sin opinión).

E. (Sin opinión).

F. (Sin opinión).

G. La G no debería quitarse, sino respetarse. Siempre debería ser usada como G y nunca como J, aun sin estar seguida de la U. Por ejemplo, gato, magey, aginaldo, agosto y gusto.
Lo mismo, debería siempre escribirse con J cuando suena como tal y nunca con una G que suene como J. Por ejemplo, májico.
Además, ¿de qué sirve la U después de la G y por qué eligieron a la U? Además, de ser así, que la G necesite forzósamente a la U, entonces la G y la U deberían ser juntas una sola letra, tal como lo explicaremos en la Q.
Y como eso sería una tontería, es mejor respetar su sonido siempre como G aun no tenga la U. Y cuando se quiera usar como J, pues que se escriba la J. Así es en el hebreo: la ג (guimal) siempre se de como G, ga, gue, gui, go y gu.

H. De plano, esta letra debería desaparecer. No se pronuncia nunca a menos que sea usada como CH. Lo incorrecto es que el sonido de la CH esté escrito con dos letras, ya que en el idioma español existe algo llamado economía de palabras. Por lo tanto, la H debería sonar como CH y la H intermedia o al principio de la palabra que nunca suena debería desaparecer. Ejemplo: ¿ola, cómo estás? Y si escribes Hola, debería pronunciarse Chola. Y nadie podrá decir que ola sin H refiere a una ola del mar ya que el contexto de la oración no se presta para eso.

I. La I debe ser siempre I. Motivo principal es que nuestro abecedario ya es español aunque esté basado en el antiguo grecolatino. La Y griega, más conocida como la YE, no debería existir con ese sonido. Suenan igual y se escriben diferente. Sí debería existir para el sonido que es parecido a la LL o la SH. La LL sí debería ser eliminada. Estas dos letras pueden ser reemplazadas por una sola que sería la Y, y la Y usarse sólo para eso y no como I ni como intersección. Ejemplo: Juan i Oscar fueron a jugar con la yuvia i luego a casa de Yaron.

J. Tal como lo he dicho en la G, la J no debe eliminarse, sino respetarse. Si ya tenemos una J no necesitamos una G que haga la misma función cuando le sigue una E o una I sin la U intermedia.

K. Gran letra, una de mis preferidas. Ésta debería quedarse y quitar a la C con el mismo sonido al estar antepuesta por una A, O o U. Asimismo, debería quedarse eliminando a la Q que suena igual y se escribe con dos letras, la Q y la U.
La Q nunca va sola. Por lo tanto, debería entonces ser la QU una sola letra. Qué tontería.

L. (Sin opinión).

LL. Ésta debería desaparecer ya que, como he mencionado anteriormente, su función está cubierta por la Y. Se me dirá que la Y es griega y la LL es más nuestra, entonces mejor la LL que la Y. Pues no, porque la LL son dos letras y la Y es una sola. ¿Recuerdan lo dicho anteriormente respecto a la economía de palabras?
Se me dirá que la LL y la Y no suenan igual. Pues la respuesta es que el contexto de la palabra nos dará la tonalidad requerida y necesaria para una correcta verborragia. Además, ¿qué le vieron a la LL para que suene parecido a la Y? Nada, solamente capricho del inventor.
Yo leo lluvia igual que luvia. Es más, si una letra doble sirve para que sea pronunciada con más fuerza o más apretada como la R y la RR, entonces lo mismo debe ser con la L y la LL ¿De dónde sale ese sonido LL para decir lluvia?

M. (Sin opinión).

N. (Sin opinión).

Ñ. Aquí entro en dudas. Al llegar a México me di cuenta que aquí pronuncian la Ñ muy diferente a la Ni. A mi me da igual Antoño que Antonio, pero parece que no es así, que realmente son sonidos diferentes a los cuales aún me cuesta distinguir. Según mi oído suenan igual y la Ñ es siempre una NI. Para mi, debería ser eliminada la NI y dejar siempre la Ñ ya que se siempre es preferible la menor cantidad de letras para entender lo mismo que entenderíamos con dos. Además, se ahorra espacio, tinta, tiempo y hasta hojas. Hasta sería ecológico.

O. (Sin opinión).

P. (Sin opinión).

Q. Directamente eliminar esta letra que no tiene función de ser. Si decimos que es correcta, entonces que sea directa y sin la U. Si decimos que debe llevar la U, entonces no debería existir por sí sola, sino siempre QU incluso en el abecedario. Si decimos que suena igual que KE o KI, entonces no tiene función de existir.

R. No debería existir la RR. Se me preguntará, entonces, cómo lograremos leer o escribir la palabra carril. Es fácil, caril y listo. Nadie va a entender que ahí dice caril por dos motivos: Primero porque caril no quiere decir nada, y segundo por el contexto de la oración. A ver, ¿Cómo entiendes esto?: "Cuando voy en bicicleta tomo el caril derecho". ¿Acaso no es lógico que refiere a carril?

S. Ésta letra es hermosa, maravillosa. Ésta letra debe desplazar a la C cuando va seguida de una E o una I. Ejemplo: Vasío. Asimismo, debería desplazar a la Z pues nadie dice Zapato, todos decimos Sapato.

T. (Sin opinión).

U. No más después de la G ni de la Q.

V. Tal como he explicado en la B, la V no debería existir.

W. Debería desaparecer ya que no existe palabra en español con dicha letra.

X. Vamos a decidirnos. O dejamos siempre la X que me gusta más por ser una sola letra y no dos, o quitamos la CC. O bien ninguna de las dos y para escribir acción lo escribiríamos así: acsión ¿Acaso no suena igual?
Lo mismo con la palabra excelente. También suena igual al escribirla así: ecselente.
Ahora bien, la X es una sola letra y la CS o la CC son dos. Por lo tanto, que la X siempre haga esa función y ya no más ni SC ni CC.
Entonces excelente debería ser exelente.

Y. Tal como he dicho, esta letra debería usarse solamente como un sonido parecido a la LL o SH y nunca que suene como I griega. No estamos en Grecia ni dependemos en nada de ellos.

Z. Lo lamento por mi apellido, pero esta letra no tiene sentido en la actualidad. Y si me dicen que antiguamente había un sonido que se pronunciaba como la Z, pues no es verdad. Ese sonido era de la séptima letra del alfabeto (el original, el hebreo, el ALEF-BET), la letra ז (zain) que suena igual al sonido de un mosquito. Nada que ver con la Z.

Lo mismo aplica para los tildes gráficos. Estos no deberían existir pues es entendible en el contexto de la oración el significado de la palabra.

Lo mismo pasa con el punto final. Cuando acaba una frase, ya acabó ¿Qué necesidad hay de poner el punto final?
Y así contados los signos gramaticales a excepción de los de interrogación.

2 COMENTARIOS

  1. Por supuesto que sí, jamás lo he negado eso. Pero muchas veces se logra entender dado el concepto y el contexto del escrito. Por ejemplo, este mismo texto se lograría comprender sin los signos. Lo que yo opino es que la ortografía correcta es una acto altruista y solidario ya que facilita la lectura sin tener que detenerse a releer. Eso es valorar el tiempo ajeno. Mas tal parece que muchos no valoran el tiempo ajeno y escriben deanera tal que no se comprende. Con la excusa "¡¿Para qué, carnal, si así se entiende como lo haiga escribido?!".

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAndrés Manuel López Obrador, AMLO, se contagia de nuevo de COVID-19
Artículo siguienteDetección y prevención de fraude en el comercio electrónico
Mi nombre es Gabriel Zaed y escribo bajo el seudónimo de Rob Dagán. Mi pasión por la escritura es una consecuencia del ensordecedor barullo existente en mis pensamientos. Ellos se amainan un poco cuando son expresados en tinta, en un escrito. Más importante es expresarse que ser escuchado o leído, ya que la libertad no radica en hablar, sino en ser libre para pensar, analizar.