Eran mis tiempos de estudiante en el IPADE, y hoy recuerdo que en una de tantas sesiones se afirmo: El poder corrompe, y más poder corrompe más…

Una de las peores desgracias que puede tener una nación es el tener un gobierno corrupto… Las consecuencias en el corto plazo son malas y en el largo plazo catastróficas.

En un país donde impera la en sus gobernantes, difícilmente las clases más desprotegidas pueden alcanzar algún desarrollo; la fluye de arriba hacia abajo mal contagiando a todo un país…

Se debilitan las instituciones públicas a la sombra de la que en el país impera; florece la injusticia social propiciando un clima de revolución y rebeldía que se va desarrollando en varias facetas resultado de una necesidad de justicia y equidad que favorezcan el sano desarrollo del país.

Siendo la revolución armada la última en imponerse como último y único camino.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa primera piedra 
Artículo siguienteLecciones y elecciones en Israel
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".