Ecocidio: van derecho, no se quitan

Por:
- - Visto 723 veces

Nada indica que así vaya a ser, pero debería armarse desde ahora en la  sociedad civil la exigencia frontal para impedir que el gobierno capitalino y  empresas que lo apoyan dispongan de las áreas verdes como les plazca.

Un artículo reciente en La Jornada de Claudio Lomnitz, ‘Por la criminalización del Ecocidio’,  aborda el tema particular sin concesiones.

La principal impulsora de esta iniciativa es la abogada británica Polly Higgins: autora del libro Erradicando el Ecocidio y de una  página web que explica a detalle el proyecto  global. Su propuesta específica consiste en configurar al ecocidio como el quinto crimen  internacional contra la paz (los cuatro anteriores son crímenes de  agresión, de guerra, contra la Humanidad  y Genocidio). Se plantea como  meta su adopción generalizada para el año 2020. Falta ver si quedan zonas  susceptibles de defensa para esa fecha, en el país.


Planteada ante las Naciones Unidas, su propuesta es la siguiente.  Considerar al ecocidio como un crimen que implica la destrucción extensiva,  daño o pérdida del ecosistema en determinado territorio, tanto por actos humanos  u otros de similar naturaleza, al punto en el que el goce o disfrute pacífico  por parte de los habitantes de ese territorio se vea mermado.


El planeta Tierra necesita un buen abogado’. Presentación  de Higgins en TED, Exeter (en inglés)

Aquí en esta ciudad abundan ejemplos de la irrefrenable vocación de  autoridades y cómplices corporativos por dar borrón y cuenta nueva y dejar dejar  su huella indeleble. En la zona donde se construyó la Estela de Luz ya se quiere  ‘mejorar’ la demarcación, asestando golpes mortales a los árboles patrimoniales  que se encuentran al otro lado de la avenida. Ya se instaló un cordón  sanitario con vallas alrededor del parque en Paseo de la Reforma y Circuito  Interior, frente a CFE. Se derribaron numerosos árboles adultos y sanos, y  procedió a colocarse una caseta de construcción con estacionamiento incluido  para autos y camionetas. No hay acceso al lugar y espero respuesta de la  Procuraduría Ambiental del DF (ingresé una denuncia recientemente; dudo que  sirva de gran cosa, pero hay que cumplir con el requisito).

Descuido en Avenida Reforma

Descuido en Avenida  Reforma

La autoridad no ha explicado el ultraje

La autoridad no ha explicado  el ultraje

Caseta, coches y basura

Caseta, coches y  basura

Camionetas obstruyen el flujo peatonal

Camionetas obstruyen el  flujo peatonal

El escándalo del Parque Reforma Social, donde el pasado 24 de septiembre un grupo de porros armado  con tubos, palos y piedras agredió a vecinos y quiso cercar ese  pulmón verde para eventualmente construir seis torres de doscientos  departamentos cada uno, o el salvamento de la Alameda Central y Avenida  Juárez con flores en vez de especies de sombra cortadas para acomodarlas, o  decenas de palmas desechables que sustituyeron a otras sanas, muestran que el  GDF, delegados y/o sus aliados electoreros (a veces juntos, separados o  revueltos) van por la enchilada completa ecocida.

La Alameda, una zona histórica imantada de sentido. Lo que fue un Parque de sombra, ahora domesticada con jardines

La Alameda, una zona  histórica imantada de sentido. Lo que fue un Parque de sombra, ahora domesticada  con jardines

Flores y plántulas temporales, como en camellones de avenidas de la ciudad. En primer término, Reforma

Flores y plántulas  temporales, como en camellones de avenidas de la ciudad. En primer término,  Reforma

La excusa fácil: ‘Estaba muy oscuro, tiramos especies para incrementar seguridad’. Mucho mejor negocio, poner y quitar lo que dejaron

La excusa fácil: ‘Estaba muy  oscuro, tiramos especies para incrementar seguridad’. Mucho mejor negocio, poner  y quitar lo que dejaron

La consigna es ‘redimir’ nuestra ciudad, manteniendo el espacio público como  nuevo: ajardinando con plantas desechables donde antes había arbolado de sombra,  y dejando el contexto redescubierto ‘rechinando de limpio’. Aparentar que  vivimos en el Año Cero, como sucedió durante la gestión del ex ‘alcalde verde’  Marcelo Ebrard. Poco importa que las herramientas sean la insaciable codicia  acompañada con música de motosierras, trascabos y el efecto del ácido que corroe  el bronce pero no el recuerdo de lugares que deberían ser protegidos de la depredación  sin remedio. Privilegiando al automóvil, merced a la construcción  de cada vez más segundos pisos y supervías.

En Washington los fanáticos partidarios del Té quieren empezar desde el  origen imaginario: despojando al Estado y a la ciudadanía de sus alcances y  atributos. Aquí, la Gran Igualación a partir los centros de poder aparenta  partir desde el espacio urbano como un lienzo en blanco eminentemente  inaugurable por la autoridad, o los consorcios favorecidos en turno.

El entorno urbano o teatro de grandes y pequeños acontecimientos en ciudades  como la de México -y muchas otras susceptibles de ser rehabilitadas por  manos torpes y voluntades ajenas al contexto histórico- requiere de una buena  representación legal como la de Polly Higgins en el ámbito de la protección a la  ecología internacional y el equilibrio urbanístico.

Sólo cuenta la defensa mañosa y arrogante del interés puramente privado de  empresas o gobiernos deseosos de lucirse mediante dudosos ‘rescates’ que sólo  han servido para eliminar recuerdos culturales e históricos de la memoria  colectiva. Se desprende de los medios y la página que un grupo de especialistas  abrió en Facebook ‘El Caballito, Conservación’, que la decisión de  intervenir la espléndida estatua ecuestre de Manuel Tolsá fue tomada sin coordinación  alguna por parte del GDF; sin ningún tipo de consulta profesional o contrato de  por medio, y escogiendo a un proveedor que había concursado también con otra  razón social a su nombre.

El rostro de Carlos IV, después de la prueba del ácido de la Amnesia

El rostro de Carlos IV,  después de la prueba del ácido de la Amnesia

En el mismo tenor ocurren las cesiones de parte del Bosque de Chapultepec al  gobierno azerbaijano para que éste cuente con un sitio para rendir culto a  perpetuidad (o cuando menos, los próximos 99 años) desde el Distrito Federal a  Su Alteza y Patriarca del clan que gobierna la satrapía Heydar Aliyev, fallecido  hace una década (y por extensión al heredero Ilham, recientemente proclamado  presidente por tercera vez de su país, con  resultados electorales que se anunciaron un día antes del  sufragio), y otro de alta importancia histórica y social:  Tlaxcoaque, para difamar al pueblo armenio (víctima del Imperio Otomano en la  Catástrofe de 1915, y antes), acusándolo de haber cometido un genocidio durante  el conflicto de Nagorno Karabáj. Las placas que así lo expresan, junto a la  escultura alusiva, permanecen en su lugar a pesar de que el gobierno del DF se  comprometió –desde la administración pasada- a quitarlas y sustituir la  redacción por una que reflejara con verosimilitud los sucesos allá descritos con  intención marcadamente propagandística.

En la entrega de la semana pasada pusimos nombre y apellido a la necedad  destructiva de simpatizantes del Tea Party estadounidense. Una obcecación  similar define a los políticos y empresarios mexicanos para los cuales el acervo  ambiental y urbanístico -que es de todos- según su interesado punto de vista,  sólo a ellas y ellos les pertenece. Seguimos careciendo de instrumentos  jurídicos para evitar que estos abusos se multipliquen. Por eso son necesarios  los procesos colectivos que nos legitimen ante los ultrajes incontenibles de los  que somos testigos directos a diario.

Arrastramos los resabios de épocas autoritarias y transiciones malogradas.  Carecemos de vocablos y mecanismos que nos permitan participar en la cosa  pública. Los cambios paradigmáticos tendrán que consolidarse como un logro de la  sociedad; no de los destructores de Áreas Verdes públicos y privados, empeñados  también en desfigurar nuestras ciudades.

Vallas ‘naturales’ en hiperdesarrollo #ecocida, pueblo de Xoco… si les pegan, se desquitan

Vallas ‘naturales’ en  hiperdesarrollo #ecocida, pueblo de Xoco… si les pegan, se  desquitan

Acerca de Daniel Gershenson Shapiro

Emprendedor social; desde 2005 se dedico a promover causas de Interés Público, defensa de Derechos humanos y Medio Ambiente. En 2006 cofundó y dos Asociaciones Civiles, Alconsumidor (www.alconsumidor.org ) y Alarbo. Apoya activamente a los papás y mamás de bebés fallecidos y lesionados a raíz del incendio de la Guardería ABC en Hermosillo, y que se constituyeron como Movimiento por la Justicia Cinco de Junio (www.movimiento5dejunio.org ). Asimismo, ha acompañado al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) conformado por Javier Sicilia y otras víctimas de la violencia en México (http://movimientoporlapaz.mx ). Publica un blog en Animal Político, en Diario Reforma - y participa activamente en redes sociales.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: