Diario Judío México - Todos hemos jugado y sabemos lo divertido que resulta adentrarse en este ejercicio recreativo, en el cual se gana o se pierde. Normalmente, ganar o perder viene acompañado solamente por sentirse alegre o triste durante cierto tiempo. Pero cuando el juego va acompañado por la apuesta, la derrota trae consigo la pérdida de algo, y cuando se antepone la apuesta al juego mismo, la persona deja de ser jugador y se convierte en apostador, abriendo la puerta a la posibilidad de caer en la compulsión.

Cuando una persona se adentra en el mundo de las apuestas, la primera fase viene acompañada de fantasías, de sueños adornados por los objetos maravillosos que, supone, adquirirá tras las ganancias. La industria de juego, impulsada por los medios de comunicación, fomenta constantemente la idea de enriquecerse a través de los sorteos y juegos de azar. Es así como el jugador compulsivo se visualiza regalando coches nuevos, viviendo una vida cómoda y elegante, comprando departamentos, haciendo viajes y disfrutando una vida encantadora, gracias al nuevo “sistema” que encontró para hacer dinero. Pero triste y patéticamente, parece que la ganancia nunca es lo suficientemente grande para hacer realidad esos sueños. Cuando los jugadores compulsivos tienen éxito, juegan para tener sueños más grandes, pero cuando fracasan, juegan irresponsablemente, más allá de sus posibilidades, y poco a poco van derrumbándose progresivamente junto con su mundo de sueños. Tristemente lucharán por recuperarse, fabricando más ilusiones y luego, sufriendo más y peores decepciones, cayendo en un pozo cada vez más profundo.

En las fases más graves de esta enfermedad, el jugador solamente piensa en las apuestas, y entra en un estado de pánico; padece crisis, se olvida de su familia, amigos, pareja, trabajo, y aumenta sus riesgos legales por la cantidad de dinero que pierde y por la cantidad de préstamos que pide. De pronto se verá enredado en serios problemas por haber recurrido a prestamistas, por haber dado cheques sin fondos, y si no pide ayuda especializada, su desesperación absorberá todo su pensamiento, afectando su funcionamiento y estado de ánimo. El jugador, que posiblemente ha perdido su empleo, que ha arriesgado el bienestar de su familia, se termina viendo implicado en cuadros de violencia familiar, robos y estafas.

Es importante mencionar que jugar de manera compulsiva no es un problema solamente financiero, sino emocional. Una persona que se ve atrapada en las garras de esta enfermedad, construye a su alrededor montañas de problemas sin solución aparente, que se complican mientras pasa el tiempo. Pero las cuestiones económicas terminan siendo las más simples de resolver, cuando la vida del jugador está mucho más dañada a nivel familiar, conyugal, social y legal.

Para muchos esto podrá sonar exagerado, pues todavía nos resulta difícil entender que el juego compulsivo es una adicción tan grave como el alcoholismo. En este momento, podrías estar pensando: “pero si ni a mí ni a mi familia nos ha tocado ni nos tocará”. Aunque sea doloroso leerlo, cada día hay más personas que destruyen sus vidas por no pedir ayuda a tiempo. Si crees tener problemas con tu forma de jugar o conoces a alguien que los tenga, no sientas miedo de pedir ayuda. Acércate a nosotros y te haremos una valoración para determinar si necesitas tratamiento. No esperes a perderlo todo… En Umbral, la puerta está abierta.

Oficinas: 52450595
Línea de contacto: 13241082
Pag. Web:
www.umbral.mx
Email:
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael juzga “lamentable” decisión de Paraguay de reconocer a Palestina
Artículo siguienteLa Feria Internacional del Libro en Jerusalén

Umbral es una organización intercomunitaria dedicada a brindar educación, prevención, orientación, canalización y tratamiento en el área de adicciones. En Umbral entendemos que la adicción es una enfermedad que va más allá del bien y el mal; es por eso que para salir de ella, como en el resto de las enfermedades, se necesita un tratamiento profesional.

La adicción es una enfermedad física, mental, emocional, familiar y social que se caracteriza por la dependencia emocional y orgánica a una sustancia o conducta.

Umbral trabaja tanto la adicción al alcohol y a las sustancias, como los trastornos alimenticios (anorexia, bulimia y obesidad) y la ludopatía (juego compulsivo).

El área de tratamiento cuenta con una línea de contacto abierta atendida por adictos en recuperación en todo momento que ofrece asesoría y guía de un experto, de manera confidencial brindando apoyo a quienes están en la misma situación en la que ellos estuvieron: son personas que entienden lo que sientes y que pueden ayudarte a encontrar el mejor camino para salir de ahí.

Umbral se maneja con completa confidencialidad, discreción y ética para la seguridad garantizada del paciente.

La adicción es un problema que va más allá de la persona que la padece: involucra a la familia y al resto de la sociedad. Es por eso que la puerta de Umbral está abierta para brindar todo el apoyo, información y asesoría de manera profesional, cuidando siempre su confidencialidad.