La parashá que leímos el pasado shabbat fue Vayikrá (“llamó [a Moshé]…”), ese nombre está tomado de la primera palabra de la misma. Sin embargo, esa palabra está escrita de manera inusual, la alef al final de la palabra tiene un tamaño menor que el común. Nuestros sabios han explicado que el motivo de esto es porque Moshé no quería escribir esa letra porque la palabra Vayikrá señala un llamado afectivo, Moshé en su gran humildad quería que se escriba sin la última letra porque eso demostraría un llamado fortuito, no uno en el que D-s demostraba un interés específico en él. Empero, el Eterno no aceptó eso y le pidió que escribiese la palabra Vayikrá. Sin otra opción lo hizo, pero con la letra más pequeña.

Sin embargo, si todo su motivo fue ser humilde, lo mejor hubiese sido escribir la letra de tamaño normal- viendo que el Todopoderoso no accedió a su pedido- porque ahora que está escrita más pequeña, todos hablan sobre su humildad. ¿Qué ganó? En verdad, la lección que quería transmitirnos Moshé es la siguiente: Él sabía el nivel que había alcanzado, no era tonto. Humildad no significa que el individuo se haga el desentendido de la grandeza y potencial que posee.

Moshé quería enseñarnos que la persona debe considerarse insignificante ante el bendito Creador. Debe tener en mente constantemente el conocimiento que está ante Él. Es como alguien que vive en un pueblito y tiene un poquito más de dinero que sus amigos, le llaman el “Rothschild del pueblito”. Si tiene un poco de sesos no se ufanará ante nadie al saber lo poco que realmente tiene. Esto es algo que debemos pensar siempre, puede ser que seamos inteligentes, pero ante nuestro Rey no somos nada- lo que somos y lo que tenemos es gracias a Él, entonces, ¿de qué nos enorgulleceremos?

Shabbat shalom

Adaptado de las palabras de Rab Moshé Frankel

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorCoronavirus: el pretexto perfecto para el antisemitismo; entrevista exclusiva de Diario Judío con Leah Soibel
Artículo siguientePolémica por la fuerte acusación de periodista argentino que vinculó a Israel con la pandemia