La lucha por la libertad. Reflexión.

Por:
- - Visto 172 veces
La lucha por la libertad. Reflexión.

“Entonces el Faraón llamo a los sabios y hechiceros, y ellos- los
nigromantes de mitzráim- también hicieron lo mismo con sus
encantamientos. Cada uno arrojó su vara, que se convirtieron en
serpientes; pero la vara de Aharón se engulló a las varas de ellos”.
Éxodo 7: 11-12

Magia versus espiritualidad.

En el parashá (capitulo semanal de lectura de la Torá) de este Shabat, nos encontramos con la lucha de Moshé y Aharón que representan la verdadera espiritualidad y la verdad de Hashem, versus los poderes, en general limitados, de aquellos que recurren a magos y hechiceros que son verdaderos vendedores de ilusiones y fantasías con el deseo de maquillar mentiras y presentarlas como verdades que obviamente solo provienen de falsas divinidades.

Por ende, el relato bíblico nos muestra como la serpiente de Moshé y Aharón se traga a las demás. Poniendo en evidencia la superioridad del mundo espiritual por sobre el mundo mágico e ilusorio de fantasías y sueños, y de supuestos poderes que se venden como verdades con fines u objetivos, que son obviamente ajenos a buscar lo genuino y lo real que es aquello que brinda la Torá al hombre desde siempre.


El show armado se desvanece y se derrite frente a la imponente e imparable luz y fuerza divina, de tal forma que aún los cómplices y participes del engaño generalizado y del autoengaño, acaban por confesar que todo esto es solo una construcción de mentiras, solo para satisfacer los deseos del Faraón y su corte de aplaudidores(colgados y vividores) que solo quieren bañarse en esa idolatría que, tanto ayer como hoy, tiene que ver con el dinero, satisfacer deseos prohibidos, y el deseo de poder o dominar a otras personas solo en su beneficio.

Lucha de D’os y del hombre.

Moshé tenía 80 años y su hermano Aharón 83 años, al presentarse frente al Faraón. Y la pregunta se impone nuevamente: ¿Por que D’os necesita del hombre para actuar y salvar a Israel de Mitzraim?.

Y la respuesta única y eterna es que el hombre fue creado para ser socio del Todopoderoso en el proceso creativo, y por ende debe aprender y salir de su zona de confort, no solo obtener beneficios que llueven como el maná o pan desde el cielo, por el contrario, el ser humano debe también participar, sudar, y luchar para conquistar objetivos nobles.

La verdadera libertad. Reflexión final.

Por su reiteración en los rezos, no cabe duda que el episodio de la salida de Egipto es un tema capital o central en el judaísmo. Nada de lo que aquí se escribe es novedoso, ya que ha sido previamente comentado por muchos y distinguidos rabinos.

Como siempre, la interpretación de las Sagradas Escrituras puede darse en varios planos y todos ellos ser correctos y posibles o complementarios. El textual, un pueblo que lucha por librarse del yugo de la esclavitud y romper las cadenas de la opresión, que es una tendencia reiterativa en la historia humana, la explotación del hombre por su semejante. Y esta inclinación ha subsistido a lo largo de los ciclos hasta el presente, mutando sus formas, y maquillada sea por ideologías (supuestamente colectivistas o dictatoriales) o por sistemas que solo apetecen concentrar capital y relegar los derechos básicos de toda persona. Hoy por hoy se agregan los movimientos contestatarios y otros que, bajo el paraguas de la identidad de género (que se inicio supuestamente para defender el derecho de las mujeres) y el proaborto en forma libre(buscando liberar a la madre e ignorar el derecho de las personas por nacer), buscan encadenar a la sociedad a una nueva ideología, que condena el compromiso personal y propicia(naturalizar) el desenfreno individual y colectivo y social.

Y en otro plano, Pésaj o la Pascua judía, implica un significado personal, para cada individuo, de poder salir de su propio Mizraim o Egipto que en hebreo significa angostura, es decir, salir de sus propias limitaciones y deseos. En este último sendero, la lucha por la libertad del hombre no ha concluido con la entrega de la Torá en el Monte de Sinaí, ya que la lucha del individuo contra el Yetzer Hará o sus deseos prohibidos es un combate eterno y constante las 24hs del día los 365 días del año, mientras tenga existencia terrenal, o hasta la época del Mashíaj.

Un Adam imperfecto lucha por emular o imitar la conducta de Moshé y Aharón, oponiéndose permanentemente a un Faraón que tenemos todos en nuestro interior. Se trata de la madre de todas las batallas que D’os ha internalizado y cuyo combate tiene como escenario el interior del hombre en su alma y en su corazón.
Para concluir esta breve reflexión, las palabras claves que Hashem le ordena a Moshé (el Pastor Fiel) en el capítulo de Vaerá 8-16: “El Eterno dijo a Moshé: Levántate muy de mañana y párate delante del Faraón, he aquí que é sale a las aguas (que simbolizan el deseo sin freno o límite). Y le dirás: Así dijo el Eterno: “ENVIA FUERA A MI PUEBLO PARA QUE ME SIRVA”.

Es decir, el pueblo judío en verdad ha cambiado de amo, pero el cambio es muy conveniente para Am Israel, ya que ha salido de una esclavitud de aquéllos que a su vez son esclavos de sus propias pasiones, para poder obtener una verdadera libertad humana parcial y condicionada, pero la única posible y factible y verdadera. Aquella que solo se consigue, convirtiéndose en siervo de Aquel que es el Ser Primero y Último, Rey de todos los reyes, el inicio de todas las cosas, amo de la vida y de la muerte, creador de todo lo existente, que nos otorga la única salida para poder imponernos, aunque sea solo parcialmente a la materialidad que encierra nuestras almas, ya que aquí reside el misterio de su deseo de que el mundo fuera creado de esta forma.

En definitiva, la lucha por la libertad del hombre no ha concluido en un episodio histórico, la lucha por la libertad del hombre de sus pasiones y limitaciones continua en este instante para el escritor y cada lector, y el único antídoto conocido y probado y seguro es la Torá que bajo Moshé de la montaña sagrada.
Por lo tanto, no existe libertad sin ley divina, y nada ni nadie puede modificar esta máxima.

Dr. Natalio Daitch
Buenos Aires-Argentina

Comparte en Redes Sociales

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: