Diario Judío México - Cada día oímos más la frase “el es una religión de paz”. Lo sorprendente es hacerlo de boca de políticos ateos, como el presidente francés Hollande. Es uno de los temas más recurrentes para evitar una temida y anunciada islamofobia, es decir, el miedo irracional a esta fe y a sus seguidores.

En un editorial anterior critiqué esta denominación por considerar que el temor de las sociedades occidentales hoy no responde a impulsos fuera de la lógica, sino a una amenaza constatable día a día en las noticias. Tampoco voy a repetir cómo ese mantra que pretende convertirse en verdad por repetición, en realidad esconde un incremento medible de la judeofobia y justamente por ese mismo colectivo de musulmanes instalados en Occidente.

El número de febrero de “Dabiq”, la revista electrónica de Daesh (Estado Islámico) -ilustrada con fotografías de alta definición de sus barbaries-, tenía como artículo editorial y título “El es la religión de la espada, no del pacifismo”. Y así parece si observamos la bandera del país custodio de los Santos Lugares de esta religión (Arabia Saudita) en la que, sobre el fondo verde y sustentando una inscripción coránica, vemos una espada, no una rama de olivo o cualquier otro signo relativo a la paz.

Y es que seguramente la palabra paz (que en árabe se dice “salam” y cuya raíz forma parte del propio nombre del “”) significa cosas muy diferentes para culturas o idiomas distintos. Sin ir más lejos, la “paz” de los antiguos romanos (“Pax Romana”) no significaba tolerancia y falta de violencia, sino sometimiento y miedo al imperio. De forma análoga, durante las conquistas árabes del siglo siguiente al nacimiento de esta religión, paz significaba acallar toda rebelión contra la “verdad” establecida. No se admiten disidencias, herejías, ni discusiones.

En este sentido habría que entender también la dificultad de entablar conversaciones de paz con países musulmanes, no sólo el caso de Israel y los palestinos, sino también de India y Pakistán o de Armenia y Azerbaiyán.

En todos estas situaciones, hubo acercamientos a lo que en Occidente entendemos por paz (básicamente, el cese total de enfrentamientos armados) mientras en las zonas de mayoría musulmana hubo gobiernos laicos, y lo contrario en cuanto el islamismo asoma sus narices (más radicales, como las de Hamás o Daesh, o más aparentemente moderadas, como las de Turquía y Catar). En estos últimos casos, la “paz” ha sido sólo una tregua (“hudna”, en árabe) para el rearme de la “yihad”: la guerra evangelizadora que llevará la “verdad” del a todos los confines de la Tierra, como mandamiento divino.

Ojalá (de la expresión árabe “insha’Allah”: así lo quiera Alá) que la paz que nos merecemos todos acabe imponiéndose a la locura de la espada.

www.radiosefarad.com

Photo by Daveness_98

SIN COMENTARIOS

Leave a Reply

Artículo anteriorChevra Hatzala México lanza su aplicación móvil
Artículo siguienteLiteratura, fuente de nuevas políticas
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.