Para aquellos que buscan una razón para preocuparse por el futuro de Israel, miremos más allá de la tragedia del Monte Meron y de la creciente amenaza nuclear de Irán. Miremos más allá del psicodrama electoral en curso, más allá de los continuos esfuerzos del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por sacar un conejo político de su chistera, más allá del improbable emparejamiento ideológico de los miembros de la Knesset y los líderes del partido de la oposición, Naftali Bennett y Yair Lapid, y más allá de la perspectiva de unas quintas elecciones nacionales este otoño.

Miremos aún más lejos, cuando Israel se prepare para su centenario en un futuro no muy lejano. Porque en 2048, la sólida y duradera relación entre e Israel podría tener un aspecto muy diferente al del pasado.

Una encuesta de opinión pública realizada por el Instituto Pat Brown de Asuntos Públicos de la Universidad Estatal de California, en Los Ángeles, sugiere algunas posibilidades incómodas de hacia dónde podría dirigirse esta larga relación. En pocas palabras, los judíos más jóvenes están mucho menos comprometidos con Israel que sus padres o abuelos. Y a menos que se produzca algún tipo de ajuste de cuentas generacional a medida que estos jóvenes crezcan y ocupen puestos de liderazgo e influencia en la comunidad, los lazos entre nuestros dos países se pondrán muy a prueba.

La encuesta del Instituto Brown se limitó a los votantes judíos del condado de Los Ángeles, pero el tamaño de la población judía aquí -la cuarta más grande del mundo después de Tel Aviv, Nueva York y Jerusalén- debería permitirnos extrapolar sus conclusiones y asumir que las actitudes de los judíos angelinos no son radicalmente diferentes de las de los judíos de otras partes del país. (La encuesta se realizó en el otoño de 2019, pero el Instituto publicó recientemente su buen análisis de las actitudes de los votantes judíos hacia Israel. El informe fue escrito por Alisa Belinkoff Katz, de la Iniciativa de Los Ángeles en la Escuela de Asuntos Públicos Luskin de la UCLA).

La encuesta mostró que los votantes judíos de entre 18 y 29 años eran mucho más propensos que cualquier otro grupo de edad a identificarse como “generalmente no pro-Israel”. A los votantes se les hizo la siguiente pregunta de opción múltiple:

“¿Cuál de las siguientes afirmaciones describe mejor su opinión sobre Israel? ¿Está usted generalmente a favor de Israel y apoya las políticas del gobierno actual; generalmente a favor de Israel, pero también critica algunas de las políticas del gobierno actual; generalmente a favor de Israel pero también critica muchas de las políticas del gobierno actual, o generalmente no está a favor de Israel?”

Cada categoría generacional se dividió entre los que afirmaron ser críticos con “algunas” políticas de Israel y los que criticaron “muchas” políticas del gobierno actual. Pero casi un tercio de los que tienen entre 18 y 29 años (31 por ciento) afirmaron que “generalmente no son pro-Israel”. Sólo el 13 por ciento de todos los encuestados hizo una valoración tan negativa.

El origen de esta desconfianza entre los jóvenes judíos no era difícil de encontrar. Otra pregunta del sondeo del Instituto Brown planteaba: “¿Qué importancia tiene para usted que Israel exista como Estado judío?”. Casi tres cuartas partes de los encuestados afirmaron que era muy importante o algo importante: Sólo el 21% afirmó que no era importante. Pero más de un tercio (38%) de los encuestados de entre 18 y 29 años afirmaron que la existencia de Israel como Estado judío no era importante para ellos. Lo que hace más fácil entender por qué esos mismos jóvenes judíos no estaban dispuestos a apoyar a Israel en absoluto.

En ambas preguntas, el sesgo generacional era muy marcado. La cohorte de más edad de los encuestados -los mayores de 70 años- era la que más apoyaba a Israel y la que más creía en la importancia de Israel como Estado judío. Cada generación sucesiva era ligeramente menos partidaria, culminando con las desconcertantes respuestas de los votantes más jóvenes. A medida que los partidarios más fuertes de Israel en nuestra comunidad siguen envejeciendo, el futuro del apoyo judío a Israel en Los Ángeles parece una propuesta dudosa en el mejor de los casos.

La semana que viene analizaré las razones más probables de esta tendencia demográfica y lo que significa tanto para Israel como para la comunidad judía estadounidense que la base de apoyo más fuerte de Israel en este país siga pasando de los judíos a los votantes evangélicos. Pero por ahora, está claro que hay mucho trabajo por hacer para evitar que las celebraciones del centenario de Israel en tengan lugar principalmente en centros de ancianos y residencias asistidas.

Dan Schnur enseña comunicación en la Universidad de Berkeley, la Universidad de California y Pepperdine. Presenta el seminario web semanal “Politics in the Time of ” para el Consejo de Asuntos Mundiales y el Ayuntamiento de Los Ángeles.

FuenteFuentes Informativas Diario Judío

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa tensión crece en Jerusalén por la posible expulsión de palestinos
Artículo siguienteDescanse en Paz la Sra. Fela Oppenheim Z"L