Diario Judío México - Contó Rab Yehudá Ades que en una ocasión se encontraba cenando en casa de una familia importante y a la mitad de la cena se fue la luz.

La oscuridad era tremenda, ya que no había luz en toda la calle y, por supuesto, no podían ver absolutamente nada, no podían seguir comiendo, etc. Pasaban los minutos y no regresaba la electricidad. Después de varios minutos llegó la luz repentinamente y todos se alegraron y se emocionaron mucho.

La pregunta es: ¿por qué antes, cuando sí tenían luz, no estaban tan contentos como cuando llegó la electricidad después de haberse ido?

La respuesta todos la conocemos. “Uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde”.

Si valoráramos todo lo que tenemos en nuestra vida, desde un foco, una silla, una mesa, unos lentes, un pedazo de pan para comer, etc., seríamos más felices.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMacron visita cementerio judío vandalizado y jura “tomar medidas” contra el aumento del antisemitismo
Artículo siguienteResumen del fin de semana del Proyecto Supervisión a la Amenaza Terrorista y Yihad (PSATY)
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.