Está escrito en el Talmud: “Todo el sustento de la persona está destinado desde Rosh Hashaná hasta el siguiente Rosh Hashaná,  menos los gastos de Shabat, de Yom Tob y de mandar a los hijos a estudiar Torá. Si la persona gasta en estos detalles, no se le descuenta de lo que tenía destinado recibir”.
Hay una pregunta muy grande: ¿para qué rezamos, si ya está todo destinado en Rosh Hashaná?
Sobre esto tenemos varias respuestas:
1. Lo que se decreta en Rosh Hashaná es la cantidad, pero no está decretado cuánto va rendir. Podría suceder que a la persona se le hayan destinado $100, pero gastará $101; o, al contrario, podría recibir $40, y gastar sólo $39.
2. Lo que está destinado en Rosh Hashaná es lo que Dios tiene para nosotros. Pero debemos contar con las herramientas necesarias para recibir la berajá que Él tiene para nosotros. Una de esas herramientas se llama Tefilá y se compara a un barril lleno de vino: lo único que debemos hacer es abrir la llave para recibirlo; esa llave se llama Tefilá. Y no sólo eso, sino que por medio del rezo ese sustento se mantendrá para nuestro bien, ya que muchas veces hemos visto a gente con mucho dinero a la que le llegan problemas y alejamiento de su familia, presunción, etcétera.
3. Dice el Talmud: En Mazal LeIsrael, es decir, el Pueblo de es capaz de cambiar su Mazal —su destino—.  ¿De qué manera? Explica Rashí: “Por medio de la Tefilá es capaz de cambiar su destino para bien”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUn Palacio en Venecia
Artículo siguienteLamentan la excarcelación del talibán estadunidense
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.