La sociedad ha organizado a sus miembros bajo una cultura de género,  que  ha asignado  roles estereotipados a los hombres y a las mujeres; hasta hace unos años, cada sexo aceptaba  ciertas funciones. En la actualidad han surgido tensiones ante esta  rígida división en algunos sectores sociales.   Las diferencias en los sexos, fueron  valoradas en forma jerárquica en muchas culturas, al  hombre, se le dio una jerarquía  superior que a la mujer por lo que surgió la necesidad de deshacer estos  mitos y creencias que provocan disfunciones en las relaciones de pareja. La mujer ha alzado su voz, su creatividad y su visión. Esto cambio su destino.

Los conceptos de pareja han variado a lo largo de la historia. Se puede definir como un vínculo amoroso y estable compartido por un hombre y una mujer. No es lo mismo una pareja en el año 2000 que en 1900, ni pareja de jóvenes con hijos, mediana edad o pareja de 3ª o 4ª edad.  La noción  romántica de que nuestra pareja es “una persona especial”  es producto de nuestro tiempo y nuestra cultura, pero no es universal.  Los comportamientos y las definiciones cambiaron  en el transcurso del tiempo, vinculadas a condicionamientos económicos, sociales,  culturales y religiosos. Lo que buscamos en la vida es la felicidad, y la relación de pareja, puede ser un ingrediente importante para una vida más plena.

 Cada uno  de nosotros vive la vida organizada en función de la  información social y psicológica. Nos vemos sujetos a situaciones que llevan a  hombres y mujeres modernos a aprehender  los cambios en los roles que  han sucedido en el proceso de la vida moderna.  No añorar  “relaciones fijas y congeladas” de un pasado real o imaginado, sino  esforzarse por  buscar  desarrollo en sus condiciones de vida y las relaciones con sus semejantes.

Las quejas de algunas  esposas es que los hombres  fallaron a sus promesas iniciales de una “democracia doméstica” y se sentían frustradas;  pensaron se habían casado con “un hombre con ideas modernas”. Estamos ante un mandato social que no se ha roto totalmente, no es conveniente para los hombres, se cree que la responsable del trabajo doméstico es la mujer y el hombre ayuda. Cuando hay servicio esto es diferente. ¿Qué pasa cuando falta ese servicio?

Se percibe una contradicción en los hombres que hablan de la “democratización del núcleo familiar” pero que al mismo tiempo dicen que ellos no lavan los baños, porque no les gusta hacerlo. Seleccionan el trabajo doméstico que tienen que hacer,  dejan lo incomodo para la mujer  La posibilidad  de romper  esta rigidez en los roles puede ser  una fuente de enriquecimiento para la  pareja al surgir  un  mayor abanico de posibilidades y alternativas en donde ambos compartan las labores duras y disfruten la cotidianeidad.

Los desacuerdos son parte de cualquier interacción humana, el tono en que se manifiestan permite o interfiere de forma definitiva;  este respeto es una base sólida para un buen matrimonio,  cuando hay molestias sin hablar de ellas el respeto mutuo cede.  El desempeño de las labores del hogar suele ser un tema con el cual no siempre se está de acuerdo  hay toda una detrás de estas premisas, eso no es grave,  sino como lograr un acuerdo en algo tan cotidiano y molesto. Es difícil  cambiar el punto de vista “cómodo” que la cultura ha otorgado al quehacer casero.  Surge la necesidad de lograr acuerdos adecuados a la situación que se presenta y que es más  conveniente para un sexo que para el otro.  Estamos hablando de un trabajo necesario para la convivencia hogareña. La doble jornada se retroalimenta de los mitos y creencias que han conformado a la mujer históricamente y la mujer del Siglo Veinte que ha tenido que integrarse al mercado productivo, no quieren dejar de ser como fueron sus madres y abuelas, ni el hombre se lo permite.

La posibilidad  de un mayor abanico de posibilidades y alternativas en donde ambos compartan las labores duras y disfruten la cotidianeidad. La mujer pueda tener las ventajas de los masculino y el hombre de lo femenino quitándoles carga a los dos en relación a las responsabilidades aplastantes marcada para cada género. Ni la mujer tiene que cargar con los quehaceres del hogar,  ni con toda la parte relacional y de servicio a los demás, como “una mujer perfecta” ni los hombres sentir que son fracasados cuando no tienen acceso a la parte patrimonial en la forma en que se espera “de un hombre responsable y exitoso”.

Una buena  relación de pareja ayuda a lograr plenitud en la vida, permite llenar cierto vacío interior.   Es una relación contradictoria, el otro es alguien a  quien se ama y también produce enojo, hasta puede aburrir un poco.    En la relación amorosa se vive lo mejor de uno y del otro, pero también lo peor. Cada uno aporta algo, tienen una educación  diferente y ambos se enriquecen con lo que se recibe.

Los niños y los adolescentes son educados para lograr una buena relación de pareja, cuando  se logra se festeja con alegría.  Cuantos cuentos infantiles terminan en “se casaron y fueron felices”  Es importante que uno no dé más de lo que el otro,  pueda tomar y no exija lo que el otro no puede dar. No crear expectativas falsas que producen frustración y enojo. Hay quien piensa “yo estoy bien, tú estás mal”.    Tratar de reeducar  puede destruir la relación. No tienen iniciativa, ni responsabilidad en este tipo de trabajo por la influencia cultural en la que se han creado.

Tanto los hombres como las mujeres pueden tener cualidades que no les han sido fomentadas en su educación.  El cambio puede proporcionar a cada integrante de la pareja posibilidades de recuperar dichas  características.  La cultura ha formado personas que han perdido una parte de sí mismos, que el otro sexo les reclama.   Se requiere de un intercambio de ideas para lograr un acuerdo razonable para ambas partes

No viene dado, hay que construirlo.   Surge  de la necesidad de intercambio en  dos personas diferentes con intereses, deseos y valores particulares que aceptan un compromiso mutuo,  no son iguales ni tienen un mismo proyecto, cada uno tiene el suyo propio.

En cada pareja, debe haber  una actitud de cuidado, respeto, conocimiento y responsabilidad por el otro.  Aparecen  senderos de amor y odio, una relación amorosa caracterizada por  compromiso y  erotismo mutuo. En la vida, uno  pretende  cumplir con su deber. No todos tenemos las mismos ideas de cómo deben ser las cosas y las premisas cambian.  Las mujeres en la modernidad,  enfrentan los desacuerdos con  sus parejas y se niegan a obedecer ciegamente.

Rosita nos cuenta que siempre pensó que su amor y el de su compañero eran distintos y superiores a cualquiera que hubiera existido. ¿sera? Lo siente como  esencia de un amor   único.  Hace veinte años que viven  juntos enamorados y sin hijos.  Esto no evita los desacuerdos, aunque se pueden manejar en forma madura en una relación suficientemente buena y positiva, no perfecta. La perfección no existe.

Los pensamientos que tenemos acerca de cómo deben ser las cosas  las podemos cambiar, pero hay que tener claro hacia dónde queremos ir.  Se han modificado al ingresar las mujeres al mundo de trabajo, tener una mayor independencia, por lo que hay que analizar  cuales pensamientos antiguos e inadecuados nos influyen.  Tomate un momento para estar frente a un espejo y pensar sobre tus propias creencias negativas.   Dejar de pensar que uno  es el  bueno y el otro está equivocado. ¿Piensas que eres magnífica/o  y mereces lo mejor?  Comparto  la loca idea de que lo  que nos puede ayudar  es el amor;  para resolver problemas en forma tranquila.

La mujer moderna cada vez está más ocupada con sus propios trabajos y actividades fuera del hogar;  que han cambiado en forma sustancial.  El tiempo que se necesita dedicar a las labores del hogar, varía en forma importante, con servicio o sin él. Un conflicto que se relaciona con esto, se puede convertir en una interacción disfuncional, en un pleito entre el esposo y la esposa que sube en espiral hasta niveles altos y cuya raíz, “cuestiones de género”,  no sea detectado.

La  discusión de la pareja por el trabajo doméstico, desgasta la relación. y produce tensión. Esto tiene que ver con que hay quien internamente sigue sosteniendo la visión tradicional del trabajo de limpieza hogareña.   No son los acontecimientos de la vida lo que te causa tensión sino tu resistencia a aceptar ese cambio familiar que ha llegado,  hay quien lo quiere borrar.  Todos tenemos paraísos perdidos en los que nunca hemos estado y ni siquiera sabemos si existen. Todo cuento de hadas ofrece la posibilidad de traspasar los límites presentes,  libertades adquiridas que la realidad niega y producen un hechizo especial.   Hay que aprender a ver las cosas con entusiasmo y abrirse a nuevas posibilidades de convivencia, sin permitir que el corazón se vuelva duro como una piedra.  Pensar libremente significa   salir de esa jaula que  limita. Romper las cadenas y darle alas a la mente;  ahí es donde radica el núcleo de la libertad de pensamiento.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNuevo Land Rover Defender: Reinventando un icono de diseño
Artículo siguientePongámosle nombre a lo tóxico
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.