Diario Judío México - Esta semana volvió a ser noticia dado que la plataforma donde se pretende construir la refinería de “Dos Bocas” sufrió una inundación que evidenció el riesgo de invertir miles de millones de dólares en una zona sujeta a altos riesgos de impactos ambientales. Y es que de hecho el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) ya había alertado sobre este riesgo de hacer peligrar la inversión millonaria proyectada:

“El área del proyecto está sujeta a riesgo alto por inundación marina, riesgo alto por inundación fluvial, riesgo muy alto por inundación causado por marea de tormenta, riesgo muy alto por erosión causado por oleaje de alta energía y riesgo alto por sismicidad” (IMP, 2019)

Esta situación es además preocupante por la falta de transparencia con la que el gobierno se ha manejado al respecto, pues de hecho Rocío Nahle, Secretaria de Energía, declaró en sus redes sociales: “Cierto que llovió muy fuerte en Tabasco….la plataforma para la construcción de las plantas de la refinaría no sufrió ningún daño” (twitter.com/rocionahle)

Por si esto fuera poco, reportó un tercer trimestre con resultados muy negativos, mucho de ello provocado por el escenario internacional macroeconómico y de precios de petróleo, pero también evidenciando que internamente su recuperación aún está lejos de concretarse:

  • Menor flujo operativo: tuvo una caída del 37% en su flujo operativo con respecto al tercer trimestre de 2018. Esto le ocasionó una pérdida neta en el último periodo trimestral julio-septiembre de 87 mil 858 millones pesos, lo que contrasta con la utilidad de 26 mil 71 millones obtenida hace un año.
  • Desplome en ventas: Las ventas totales de la compañía bajaron 20% en el trimestre frente al mismo lapso de 2018, al pasar de 439 mil a 350 millones.
  • Producción en caída: La producción de crudo de frente al mismo trimestre de 2018 bajó 6.7%.
  • Escenario internacional adverso: La devaluación del peso registrada en el tercer trimestre provocó un deterioro en la valuación del resultado neto del periodo. El precio promedio del barril de mezcla mexicana de exportación bajó 7.5%, al ubicarse en 57.1 dólares por barril.

Con esto, tenemos un que sigue en caída libre, persiste en una inversión de altísimo riesgo y costo económico, y se maneja con poca transparencia. Esto es alarmante dado que del éxito de esta paraestatal depende nuestra estabilidad en impuestos, calificación crediticia como país, y solvencia de deuda soberana. Debemos alzar la voz al respecto.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEducar para no discriminar…
Artículo siguiente6 de noviembre de 1884: Fundan en Alemania el movimiento “Jovevei Tzion”, amantes de Sión
Enrique Presburger es Licenciado en Relaciones Internacionales por el ITESM Santa Fe en y Maestro en Finanzas por la misma institución y la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; ambos grados con honores. Actualmente es Director General de Factor Exprés SAPI de CV SOFOM ENR, institución financiera dedicada al factoraje a PYMES, y es parte del Consejo Directivo de la ASOFOM (Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple). El autor también fundó y dirige el IPAA (Instituto de Profesionistas y Académicos Autónomos), asociación que diseña planes educativos y de capacitación dentro del sector financiero. Enrique es autor del primer libro de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple en México: “SOFOMES ENR: La Puerta a la revolución Financiera en México”. Encuentra más acerca del autor en: www.enrique-presbuger.com.