“…las situaciones de exclusión social y de pobreza como condiciones que permiten desvelar la barbarie que se incrusta en la Modernidad, donde la despersonalización de la muerte, la eliminación sistemática e implícita de la alteridad, la inhumanidad producida por la racionalidad instrumental son algunas de sus características”[1]. En esta frase puedo incluir el proceso de destrucción universal e integral de todo esfuerzo por consolidar un Estado de bienestar, pues lejos de garantizar la mínima garantía a los derechos sociales, laborales, humanos, políticos etc., es el Estado mismo quien practica la violencia espontánea, irracional, emocional, que se manifiesta de forma monopolizada y centralizada.

Coincido con el texto cuando concierta que el modernismo es, hasta cierto grado, una respuesta espiritual y artística al materialismo económico y al pensamiento positivista, pero al final fue sólo una ilusión pues junto con el proceso ilustrado, se puso en evidencia por los frutos de exclusión y barbarie que la dinámica cultural ha generado. El mercado es más fuerte que el Estado, nos venden hasta la saciedad pues es resulta difícil creer que el mercado es también capaz de autor regular la dinámica social. Pobreza y exclusión social surgen cuando el mercado mantiene el equilibrio de las dinámicas sociales, así, las minorías y los pobres pagan las consecuencias de este sistema dañino, injusto, excluyente y destructor de los derechos sociales más elementales.

Decía Neruda, que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Solidaridad tiene que ser transformada en justicia social, pues la barbarie busca eliminar la alteridad al otro, despojar los rasgos de la humanidad al que es diferente, razón por la cual son eliminadas poblaciones enteras, así como grupos culturales , con el menor contacto personal posible entre quienes toman la decisión y las victimas.

El modernismo se constituyó a partir de una estrategia consciente de exclusión, una angustia de ser contaminado por una cultura de masas crecientemente consumista y opresiva. La modernización está llena de riesgos, lo que significa gran cantidad de incertidumbre, un constante sentimiento de inseguridad y por supuesto, una suma de confusión llamada ambivalencia. Con lo anterior se comprende que no hay manera de gozar del lado bueno de las cosas sin excluir al malo. Las promesas y las amenazas vienen en el mismo paquete.

En algunos acontecimientos de Barbarie como los genocidios hacia los judíos, Ruando, Armenia, Camboya y los diferentes genocidios que se han dado en América Latina representan el estado que se piensa a sí mismo, pero que piensa también en no dejar rastro de si, puedo concluir que no es que hayamos fracasado en el camino y desarrollo hacia el progreso, sino que la historia nos demuestra que  nunca se dirigió hacia él. El cambio que debe buscarse y promoverse es para aseverar el dominio de la pluralidad, diversidad y heterogeneidad de todos.

 



[1] García González, D. E. (2009). Reflexiones sobre la pobreza y la exclusión social-. México, D.F.:

 

 

1 COMENTARIO

  1. Sin duda las grandes marcas han contribuido en este fenómeno, la pregunta, hasta cuando los gobiernos dejaran de estar coludidos...

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorComo dar animo
Artículo siguienteRazón y escritura en Don Sem Tob, 1ra. parte
Internacionalista y Politólogo. Máster en Protocolo, Negociación y Relaciones Internacionales. Madrij, Tikkun Olam y Bikur Jolim por la Comunidad Sefaradí en Brooklyn, NYC.