Por medio del sentir el ser humano protege y prolonga sus días.
Siento hambre, sed, deseo, frío calor.
No obstante Aristóteles afirma que el sentir es una imperfección en el ser humano.
¿Porque?
El sentir revela necesidad de; refleja una verdad: La imperfección del ser humano tomando en cuenta que esto hace ver que necesitamos para seguir viviendo de tal o cual cosa…

Los sentimientos: ira, amor, deseo, pasión odio,
reflejan claramente que somos vulnerables…
Que somos débiles, y además con demandas interiores y exteriores, que nos son necesarias para una vida sana y duradera…

Se puede afirmar que el ser humano necesita sentir; necesita de su sentir y de sus sentimientos para una vida plena y feliz…
Por tanto existe imperfección en el ser con tantas necesidades por satisfacer…

Finalmente, estas necesidades están ya satisfechas…
De nosotros depende que se manifiesten…

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Día Internacional de Recordación del Holocausto será conmemorado en 100 países
Artículo siguienteCon esta oposición no se necesita coalición
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".