El misterio de la popularidad de Starbucks se ha analizado bastante. Todos estarán de acuerdo que su café no es tan maravilloso, además de ser muy caro. Sin embargo las, cafeterías de Starbucks surgen como plaga por todo el mundo. De acuerdo con Tim Hartford, el autor de "The Undrcover Economist" (El economista encubierto), no es sólo por la decoración agradable, la iluminación suave, los cómodos sillones ni los amables baristas. (Aunque sin duda ayudan; como han notado muchos psicólogos, muchos consumidores encuentran atractiva la familiaridad de la marca Starbucks.) Hay dozenas de cadenas de cafeterías muy similares a Starbucks, con precios altos y muchas opciones en el menú. Hartford escribe en su libro: todo es sobre "locación, locación, locación". Starbucks ha logrado eliminar la competencia y convertirse, en muchos lugares, en la única opción para comprar una taza de café.

Además, a Starbucks le cuesta sólo 40 centavos americanos producir un café promedio, y se vende en cualquier rango de $1 dólar a $2.45. Les cuesta casi lo mismo el material de cualquier café, sin importar su gloriosa complejidad en hielo molido y crema batida. Sin embargo entre más complejo sea el café, más alta será la ganancia de Starbucks. Sin duda es un factor importante en el éxito de Starbucks, pues muchos de sus productos se venden a un incremento del 150% sobre su costo.

La popularidad de la marca de Starbucks también es una señal de un astuto entendimiento del cambio cultural que ha transcurrido durante las últimas dos décadas, principalmente en los Estados Unidos. En paralelo con la revolución cibernética y la globalización masiva de la economía, Silicon Valley se sofisticó y se influenció por la cultura europea del café. En Europa, la tradición cultural de la cafetería ha dominado desde el principio del siglo XX, mientras que en los Estados Unidos los lugares de reunión tradicionalmente fueron el diner y el bar. Las ciudades de San Francisco y Nueva York son líderes en en tierras americanas, y el éxito de Starbucks en sedes urbanas como éstas desató una popularidad inusitada, tanta que actualmente cuenta con locales en 55 países. De hecho, Starbucks creó una nueva subcultura sólo con la palabra "latte", la cual para muchos ahora significa sofisticación cosmopolita de una manera discreta, inconsciente.

Hay muchas cosas de la famosa cadena de cafeterías que la mayoría de la gente no sabe. Primeramente, como dice Hartford, la gente que compra un café en Starbucks no está consciente de que hay opciones más baratas que no se muestran en el menú, como el cappuccino "short" y otras. Starbucks no ofrece estas opciones económicas (y para mucha gente, de mejor sabor) a menos que alguien las pida específicamente. Pero para pedirlas, hay que saber que existen… El corporativo se defiende diciendo que "no hay suficiente espacio en el menú", pero esto es obviamente absurdo. La verdadera razón, es que Starbucks no quiere ofecer opciones más baratas que podrían bajar su enorme margen de ganancia en las bebidas más elaboradas. El nicho de Starbucks, y su éxito, viene de cortejar a clientes que pueden pagar un poco más de lo debido por una taza de café (¡aunque realmente sólo quieren un café!) en su rutina diaria de ida y de regreso del trabajo sin pensarlo demasiado.

La manera en la que han logrado colocarse tan perfectamente en el mercado es negociando con el arrendador de cada local que abren para conseguir locaciones ideales y prohibir la competencia en el contrato a cambio de una sólida remuneración económica. Al arrendador le conviene prometer exclusividad si esto le garantiza varios años de generosos pagos. Hartford utiliza el ejemplo de un Starbucks en la estación de metro Waterloo, en Londres, en un área donde pasan aproximandamente 74 millones de personas al año. De esta manera, Starbucks ingeniosamente circunvaló a sus competidores para convertirse en la única opción para millares de personas que sólo buscan un poco de cafeína cada mañana. Starbucks asimismo razonó que mientras el público esté dispuesto a pagar por extras como crema batida, tamaños mayores o "shots" de sabor, ellos amablemente estarán igualmente dispuestos a cobrárselos. Han calculado a la perfección los costos exactos de un café, el cual sabemos que es demasiado caro, pero que estamos dispuestos a comprar sin buscar otras opciones. Es una buena muestra de capitalismo masivo en su mejor expresión… y un ejemplar de texto de cómo llegar a dominar el mercado mundial a través de marketing ingenioso y posicionamiento perfecto

Y bueno, no puede hacer daño que la cafeína sea tan adictiva–ni que sea la droga más consumida en el mundo….

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorU.N.E.S.C.O.
Artículo siguienteLa familia de Sigmund Freud, 2da. Parte
Bienvenidos a este espacio donde pretendo compartir con ustedes: Interrogantes, críticas, dudas, inquisiciones, propuestas, miedos, esperanzas, ideas. En suma: Letras. Letras grandes y pequeñas. Pensadas y espontáneas. Letras desdibujadas, otras reiteradas, ciertas ya publicadas con antelación y probablemente una que otra inédita. Al final de cuentas, letras para ser desdobladas por aquel lector amable y generoso que sea provocado por las mismas.Agradezco a Silvia Cherem e Isaac Ajzen por invitarme a ser parte de Foro Judío.Acerca de Andrés RoemerEl doctor Andrés Roemer es autor de más de 18 libros de diversos temas, como: felicidad, arte, sexualidad, amor, agua, futbol, derecho, economía, crimen y psicología evolutiva, entre otros. Ha sido merecedor de varios premios incluyendo el Don K. Price Award por distinción académica en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard y las becas Fulbright, Harvard, Ford, ITAM, SEP y Conacyt; recientemente la Fundación de Microsoft, ha establecido el "Premio Andrés Roemer para el Desarrollo de Derecho y Economía por Distinción en el Servicio a la Comunidad Académica". Ha creado más de 1,000 programas de televisión; actualmente, es el fundador y presidente del Think Tank "Poder Cívico A.C."; asimismo, es el curador del festival internacional La Ciudad de las Ideas.