Diario Judío México - Científicos y médicos están todavía tratando de encontrar los factores que expliquen por qué el índice de propagación del es tan bajo en el continente africano, sobre todo en la región subsahariana. Nada que ver con lo experimentado en China, Irán, Europa y América. Puede ser —dicen— que la epidemia está ahí aún en sus inicios y que cuando avance, la extrema vulnerabilidad de la mayoría de esas naciones provoque una verdadera catástrofe humanitaria. Sin embargo, a pesar de que el covid-19 no se ha manifestado en esa región con tanta furia, sus coletazos están siendo ya devastadores para la mayor parte del continente.

Naciones como Etiopía, Sudán, Sudán del Sur, Nigeria y República Democrática del Congo, por ejemplo, están ya sufriendo en tres áreas fundamentales: seguridad alimentaria, finanzas nacionales e industria turística. Todo ello como un daño colateral de la pandemia en curso en el resto del mundo. Esto porque muchas de esas zonas, pobladas por millones de personas, dependen, en gran medida, de la ayuda humanitaria internacional para su alimentación y su abasto de agua.

La desestabilización de las cadenas de abastecimiento, generada por el cierre de fronteras y la limitación internacional de los intercambios comerciales como medidas de antipropagación del covid-19, han roto esa dinámica, de tal suerte que las consecuencias apuntan a ser catastróficas para esas frágiles economías africanas.

En su publicación de abril pasado, el Programa Mundial de Alimentos advirtió que los daños colaterales de la pandemia podrían duplicar el número de personas en el mundo en condición de hambre aguda. La cifra llegaría así a 265 millones para fines de este año, con una parte de ese conglomerado habitando en los cinco países africanos arriba citados. En lo financiero, no sólo se trata de naciones con bajísimos ingresos fiscales, sino que algunas de ellas están experimentando una agudización de sus crisis económicas debido al desplome de los precios del petróleo y sus derivados, lo que constituye globalmente el 40% de las exportaciones africanas. Países como Nigeria, Angola, Argelia y Guinea Ecuatorial están en graves problemas debido a su dependencia desproporcionada a sus ventas de crudo. Nigeria, por ejemplo, obtiene el 86% de sus ingresos por exportación del petróleo y, como bien sabemos, el consumo de ese energético se ha encogido durante la pandemia a niveles extremos. Y para los países africanos que no son productores de crudo, la situación es aún peor.

Otro rubro en el que la pandemia en América, Europa y el Lejano Oriente ha afectado a las naciones subsaharianas, es el de las remesas que, de acuerdo a un reporte del Banco Mundial, fueron en 2019 del orden de 46 mil millones de dólares para dicha región. Somalia, Mali, Gambia, Lesotho, Cabo Verde, Liberia, Zimbabwe, Senegal, Togo, Nigeria y Ghana han contado, tradicionalmente, con los envíos de recursos generados por sus connacionales que laboran en distintas partes del mundo, y eso constituía un cierto apoyo a sus frágiles economías. Ahora, con la crisis sanitaria en curso, esas remesas se están reduciendo, así como lo estamos experimentando nosotros en . El Banco Mundial calcula que para las citadas naciones subsaharianas la reducción en estos meses será en promedio del orden del 23%.

El negro panorama también se conecta con el encogimiento del turismo con el que la región contaba en ciertos puntos específicos y que le retribuían con muy necesarias divisas. Para Kenia, por ejemplo, que tenía a la industria turística como fuente del 10% de su PIB, la desaparición casi total de la posibilidad de viajar, está siendo un golpe devastador para su economía.

Por último, una carencia más que se avecina para esa región tiene que ver con el nuevo reparto de los recursos económicos dedicados al combate de las diversas enfermedades. Es previsible que parte de los presupuestos antes dedicados a tratamientos de malaria y sida, con alta prevalencia en esa región, sean ahora canalizados al covid-19, con el consecuente descuido de las enfermedades que tradicionalmente han aquejado a las poblaciones del sur del continente africano. En síntesis, si bien hasta ahora el ha sido mucho menos letal en la región subsahariana que en la mayor parte del mundo, el cataclismo desatado por su alteración tan extrema de la vida general del planeta, hace que las ondas expansivas de sus efectos estén siendo ahí tan feroces como el mismo virus.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteExcelsior
Artículo anteriorHuixquilucan, es el municipio del Estado de México más responsable en el manejo del COVID-19
Artículo siguientePremiación de cortometrajes del Festival Internacional de Cine Judío en México
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.