Mi amistad con Lorenzo Zaldívar data ya de algunos años.
La base de nuestra amistad está en que a los dos nos gusta leer.
Siempre esta en nuestras manos algún libro por empezar o por concluir además de dos o tres en línea…

– Que lees ahora, Lorenzo
– Por quien doblan las campanas de Hemingway.
– Yo, Crimen y Castigo de Dostoyevski.

-Te acuerdas Lorenzo cuando los libros eran de papel?
– Si, pero ahora ya todo esta digitalizado.
– Déjame te cuento, mis hijas me han regalado una tablet y no salgo de mi asombro.
– Muy interesante platícame …
– Tiene en su interior una de sección libros, de casi todos los autores,
mas libros de los que puedo leer en todo el tiempo…
Si al estar leyendo me encuentro con una palabra que no entiendo al instante, surge un diccionario que me explica su significado.
Si se menciona algún lugar del mundo que desconozco en un parpadeo me conecta al Internet que me ofrece cantidad de datos y fotografías a colores del sitio.
Puedo además en el libro que leo, subrayar pasajes que por su belleza o importancia considero importantes, además puedo crear una nota al respecto.
Los principales periódicos y revistas vienen incluidos actualizados al día se les puede ver de principio a fin.

– Para nosotros que nacimos cuando todavía no había televisión, solo radio y de bulbos, esto se antoja increíble, Nissim.
– Increíble pero cierto mi buen Lorenzo.

Para aquellos que aspiren a metas mejores en su diario vivir, hoy, más que nunca, la autoeducación es más fácil y se alcanza… Queriendo.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEntre arquitectos y urbanistas (final)
Artículo siguienteEl fútbol grita ¡No al racismo!
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".