Diario Judío México - Este martes 18 de septiembre, se cumplen diez días de festividades de Rosh Hashana como inicio del nuevo año 5779, donde buscamos ser cabeza y no cola en cada una de nuestras actividades diarias, esperando que éstos meses estén llenos de cosas buenas y dulces para nosotros, nuestras familias y amigos; pero también que le otorguemos el perdón a todo aquel que nos haya herido de una u otra forma e incluso, hayamos considerado nuestro enemigo en el pasado. Porque según lo que dicta el orden divino que rige a todo el Universo, nadie se encuentra exento del arrepentimiento.

Por ello en éste , ya seas creyente o no, la fuerza que decide el destino de cada uno de nosotros, como Seres Humanos y mortales, podrá ser misericordiosa frente a todo aquel que también lo sea con su hermano o prójimo, porque no podemos clamar perdón para nosotros mismos, si no lo otorgamos a otros más allá de todo. Lo que no significa que debamos permitir que nos agredan una y otra vez, sino más bien entender que el pasado quedó atrás y que ya está superado, por un presente y futuro lleno de paz que se debe construir cada día en pro del común bienestar.

Así que en éste ayuno blanco, cada uno de nosotros debemos reflexionar en cómo ser mejores personas a través del amor y la compasión, pero sobre todo siendo conscientes de que la solidaridad es fundamental para alcanzar una vida plena, en donde logres conectar con los otros a un nivel menos superficial, entendiendo que cada uno vive su historia personal con aciertos y desaciertos, los cuales no son ni buenos ni malos, son experiencias que constituyen el largo camino que debemos recorrer en solitario, como almas que se encuentran en un constante aprendizaje en ésta vida que es un viaje de muerte y resurrección, cada vez que pedimos y otorgamos perdón.

Entonces qué esperas anda corre y se libre, mediante la acción más mágica y altruista, la cual todo lo puede y también vivifica, al decir las palabras más poderosas de toda la creación que son: te perdono con toda mi alma y también corazón. Porque somos Seres Humanos imperfectos y así mismo, llenos de mil y un defectos, pero también del Amor que es y ha sido siempre el primer motor, ese que mueve el cielo y la tierra más allá del dolor.

Porque para finalizar, es necesario que comprendas que no debes ser tan duro contigo mismo y además, entiendas que el camino tiene espinas al igual que toda rosa, pero sobre todo, hay luz más allá de las sombras…
Ayuno fácil y bueno desde aquí hasta el cielo.
(Especial para el Diario Judío.com de .) 16 09 2018.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorReconocimiento A Una Bestia (II)
Artículo siguienteComunidad judía celebra “Yom Kippur”, el Día del Perdón
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.