Miles de inversionistas de Stanford Financial Group podrían recibir sólo parte de sus ahorros luego de que el síndico de la firma, Ralph Janvey, informó hoy que la compañía, intervenida por las autoridades, enfrenta una grave crisis de liquidez.

“Existe una crisis de liquidez en esta compañía”, informó Janvey en una audiencia ante el juez federal David Godbey este lunes en Dallas.

Janvey fue designado por la corte como síndico de los bienes de Stanford Financial luego de que la compañía y tres de sus ejecutivos, entre ellos su propietario Robert Allen Stanford, fueran acusados de un fraude a inversionistas por unos ocho mil millones de dólares.

La firma tiene un “serio problema de liquidez, con decenas de millones de dólares de cuentas por pagar”, explicó Janvey en la primera audiencia sobre el caso luego de la acusación presentada por la Comisión de Valores (SEC) de el 17 de febrero.

Janvey dijo a la corte que probablemente sólo podrá recuperar cientos de millones de dólares de los activos de Stanford para devolverlos a los inversionistas, en lugar de los miles de millones que pensó podría hallar. “No creo que vayamos a encontrar miles de millones de dólares en activos”, dijo.

El juez Godbey extendió hasta el 12 de marzo la orden de mantener congelados los fondos de Stanford Financial, donde unos 35 mil inversionistas mantenían sus ahorros.

El síndico informó al juez que espera poder comenzar el 16 de marzo a devolver a los inversionistas algunos de sus fondos ahora congelados.

Explicó que liberará sólo las cuentas con menos de 100 mil dólares en poder de las distintas compañías financieras de Stanford Financial Group. Precisó que las cuentas de los empleados y directivos de Stanford continuarán congeladas después de esa fecha.

La firma financiera, con sede en Houston, Texas, contaba con unos tres mil empleados. El síndico informó que los empleados no recibieron su sueldo el pasado viernes e indicó que no espera poder pagarles esta semana tampoco.

En la audiencia de este lunes, el juez Godbey también impuso restricciones a dos de los acusados en el caso, el propietario Robert Allen Stanford y el director financiero de la firma, James Davis.

Una tercera acusada, Laura Pendergest Holt, fue arrestada el pasado jueves en Houston y dejada en libertad luego del pago de una fianza de 300 mil dólares.

Chuck Meadows, abogado representante de Robert Allen Stanford, dijo en la corte que su cliente rechaza las acusaciones presentadas por las autoridades.

La SEC acusó a Stanford y a sus dos ejecutivos de perpetrar un masivo fraude a inversionistas que confiaron su dinero a su institución con base en falsas promesas y en un historial falso de datos de utilidades.

La acusación nombra como responsables del fraude a Stanford, a su banco Stanford International Bank en Antigua y Barbuda, a la firma de consejería de inversión Stanford Group Company, y a la compañías Stanford Financial Services y Stanford Capital Management.

La acusación también señala como responsable a James Davis, director financiero del banco y amigo de Stanford desde sus tiempos en la universidad, y a Laura Pendergest Holt, directora de inversiones de Stanford Financial Group. (Con información de Notimex/MCH)

Fuente:http://www.elfinanciero.com.mx/ElFinanciero/Portal/cfpages/contentmgr.cfm?docId=175432&docTipo=1&orderby=docid&sortby=ASC