¿Es posible entender – y perdonar – las relaciones íntimas e intelectuales entre Hannah Arendt y Martin Heidegger? ¿los ató un amor más filosófico que sensual? ¿O el inconfesado secreto del íntimo vínculo fue más una experiencia filosófica que el diálogo de dos cuerpos? Y en fin, ¿cómo el repudio al nazismo totalitario por parte de Hannah judía se borró en su cópula juvenil con el filósofo quien – por lo menos – respetó si no admiró a Hitler?

Los hechos se conocen: Heidegger (1889-1976) ejerce la cátedra de en la universidad de Marburg, Alemania, en los veinte, y tiene como devota alumna a Hannah (1906-1975), joven judía que apenas frisa los 18 años. En el curso de los encuentros entre ellos, el amor intelectual entre el severo pensador y la entregada alumna se enciende y prontamente se traduce en una apretada unión de cuerpos y reflexiones. Las notas que intercambian darán cuenta de esta íntima y compartida pasión que se mantuvo durante no pocos años.

Al cabo Hitler los distanció. Heidegger asumió la rectoría de la universidad de Freiburg en 1933, año y lugar donde las bibliotecas judías conocieron la hoguera. Quemazón que apenas molestó al filósofo, quien hasta el suicidio de Hitler en 1945 apoyará sin excusas al nazismo en cuanto el evangelio de la nueva Alemania.

Hannah Arendt, la filósofa judía que encubrió el nazismo de Heidegger por  amor

Por su lado, perseguida como judía Arendt se refugió en Paris. Y al descubrirse su condición ilegal fue llevada a un campo de concentración. Cuando buenos amigos le consiguieron la visa a Estados Unidos, debió  trepar a los Pirineos para al fin llegar a Portugal y de aquí  reiniciarse como pensadora en los círculos neoyorkinos.

Pero no abandonó al filósofo. Su amor intelectual por él no conoció fronteras ni inhibiciones. Cuando Berlín fue despedazada por el invasor ruso y la familia Heidegger conoció el hambre, ella no dudó en enviarle alimentos. Y se reencontrarán en 1949 para refrescar los diálogos sobre la teología cristiana.

El romance apasionado entre Arendt y el filósofo | Cultura | EL MUNDO

No una vez se le plantearon preguntas a Hannah sobre su romance entre intelectual y físico con Heidegger. Contestaba: …” cuando actuamos no sabemos todas las consecuencias…si no perdonamos somos víctimas…y la capacidad de perdonar permite un nuevo comienzo…” Palabras dichas con el infaltable cigarrillo en las manos.

Tal vez en el alma de Heidegger había algún destello de humanidad. Así se inclinaba a pensar su amigo el judío Edmund Husserl quien le concedió el doctorado a Hannah. Y así tal vez creía un J. Lacan cuando el alemán se hospedó en su casa parisina en 1955, o cuando Martin Buber cenó con él dos años más tarde.

Un nexo el de Hannah que revela tal vez que la íntima convergencia de los cuerpos- más allá de sus años y de la agilidad que revelan – es parcial e incompleta si no se acompaña por la pasión y por la angustia que son los semáforos de la humana existencia.

2 COMENTARIOS

  1. No sé si Joseph Hodara leyó “Los cuadernos negros” de Heidegger y la correspendencia de Hannah Arendt y Heidegger, creo que leyendo ambos el asunto se torna mucho más complejo e inexplicable

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHeredero de los Rothschild anuncia su primera victoria en la batalla legal contra Viena
Artículo siguienteTercer torneo de golf de Marcas de Lujo Asociadas
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.