Diario Judío México - El actor judío es el ganador de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ucranianas celebradas este domingo, con un 72,7 % de los votos, según indican los sondeos a pie de urna.

De esta forma, según la encuesta realizada por el canal de televisión “1+1”, Zelenski desbancaría al actual presidente, Petró Poroshenko, quien obtendría un 27,3 % de los sufragios y pagaría el precio de la aguda crisis económica y el enquistamiento del conflicto en el Donbás.

De hecho, Poroshenko ya reconoció hoy su derrota al declarar que los resultados a pie de urna “son evidentes” y que abandonará “el mes que viene” su puesto.

Según otros sondeos, la victoria del popular comediante aún sería más clara, ya que lograría más del 73 % de los sufragios emitidos en la jornada de hoy.

Zelenski, de 41 años, habría logrado un resultado histórico, ya que ganaría en todas las regiones del país, incluido el oeste más nacionalista.

En el este rusoparlante, de donde es Zelenski originalmente, la victoria del actor sería aplastante, ya que sumaría más del 88 % de los votos.

Estos resultados coinciden con los sondeos realizados durante la campaña electoral, que otorgaban a Zelenski más de dos tercios de los votos.

“Gracias a todos los ucranianos que me apoyaron. Gracias a todos los ucranianos dondequiera que estén. Prometo que no les fallaré”, declaró Zelenski en su cuartel general tras conocerse los resultados de los sondeos.

También dio las gracias a los soldados y voluntarios que están en el frente en el revuelto este del país por “proteger ”.

Zelenski cimentó su popularidad en la popular serie de televisión “El servidor del pueblo”, en la que interpreta a un profesor de historia que llega a la presidencia del país.

El futuro presidente ucraniano ha prometido que pondrá fin a la guerra en el este del país entre el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos, que se ha cobrado ya la vida de más de 10.000 personas.

Aunque considera su enemigo al jefe del Kremlin, Vladímir Putin, se ha mostrado dispuesto a dialogar con él para lograr la paz en el Donbás.

Eso sí, ha asegurado que no concederá un estatus especial al Donbás y tampoco aprobará una amnistía para los milicianos prorrusos.

Es partidario del ingreso en la Unión Europea, aunque no ha puesto fecha a la solicitud, y de la integración en la OTAN, aunque sólo tras un referéndum.

Ha prometido que permanecerá en el cargo sólo durante un mandato y que aprobará una ley que permitirá impugnar al presidente del país.

En el siglo XVI, la rebelión de Khmelnytsky contra el imperio polaco resultó en la masacre de la población local pero más específicamente de la judía la que, al igual que durante la Segunda Guerra Mundial, tuvo que confrontar a los cosacos de entonces a pesar de la traición de los polacos católicos quienes, creyendo que si “entregaban” a los judíos los conquistadores los dejarían en paz, los traicionaron y provocaron una matanza aún mayor.

Desde entonces y hasta la fecha, la palabra cosaco es sinónimo de soldado sin escrúpulos y la relación entre ucranianos judíos y católicos fue, por decir lo menos inestable y conflictiva.Ojalá este nuevo comediante-presidente logre mejorar el status de todos los habitantes del país y demostrar que los estereotipos antisemitas no solo son falsos, sino que la convivencia de ambas culturas es, como siempre hemos sostenido, mutuamente enriquecedor.

Además, si Zelenski logra mejorar las condiciones de todos sus conciudadanos ucranianos, Europa toda se lo agradecerá por la estabilidad continental que generara y el principio de “doikait” https://diariojudio.com/opinion/120-anos-de-sionismo-y-bundismo-un-analisis-en-beth-itzjok/264600/ por el que tanto han peleado los judíos europeo-orientales desde 1890 se desfortalecerá para beneficio de todos.

Acerca de

Bogdán (Zinovi-Bogdán) Mijáilovich Jmelnitski nació en Subotiv en el año 1595 y falleció el 6 de agosto de 1657. Fue un atamán de los cosacos de Zaporozhia en el Hetmanato cosaco. Lideró el levantamiento de 1648 contra la szlachta, la alta nobleza de la Mancomunidad Polaco-Lituana, con el objetivo de crear un estado independiente cosaco. En 1654 firmó el Tratado de Pereyáslav con el zar Alejo I de Rusia, lo que condujo en la práctica a una pérdida de la primera independencia de dentro del Zarato ruso, y luego en el Imperio ruso y la Unión Soviética.

Jmelnitski provenía de una familia de la baja nobleza ortodoxa.​ Pese a la religión de la familia, recibió una esmerada educación en un colegio jesuita de Jarosław.​ Combatió como oficial en el Ejército polaco y fue capturado por los otomanos en Țuțora en 1620; pasó dos años en cautiverio.​

Al obtener la libertad, se retiró a su hacienda en Subotiv, donde, ya casado, se dedicó a acrecentar sus posesiones. Por su lealtad al rey Vladislao IV Vasa durante las revueltas cosacas que estallaron en 1625 y 1638, este lo nombró canciller de la hueste de los cosacos zaporogos.​ En 1646, formó parte de la delegación cosaca que acudió a tratar con el rey los preparativos de la guerra que se avecinaba con el Imperio otomano.

FuenteAurora Israel / DiarioJudio.com
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDelia González, belleza y elegancia
Artículo siguienteLa catástrofe anunciada de Sri Lanka