Diario Judío México - Dos meses atrás, la publicación de una polémica caricatura política en las páginas de que retrataba al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, como un perro bajo las ordenes del presidente de , Donald Trump, causó revuelo en la comunidad judía. El dibujo fue acusado de ser antisemita y mostrar clichés ofensivos contra los judíos. El medio se disculpó por la publicación y aseguró que tomaría medidas para que esto no volviera a ocurrir. Cancelaron el contrato del autor del dibujo, el portugués António Moreira Antunes, y ofrecieron una disculpa pública. Sin embargo, no se detuvieron allí. Hoy, el diario neoyorquino anunció que dejará de publicar todo tipo de dibujos políticos en sus páginas a partir de julio de 2019.

James Bennet, editor de ,  fue el encargado de hacer el anuncio. Aprovechó para agradecerle a los caricaturistas Patrick Chappette ya Heng Kim Song, recurrentes colaboradores del periódico, por sus años de trabajo con el medio. Pero confesó que las caricaturas políticas ya no tendrán espacio en el diario, aunque aseguró que otro tipo de dibujos permanecerán allí y que junto con su equipo le apostarán por otras formas de periodismo audiovisual. Aunque Bennet dice que es una decisión que se venía pensando desde hace un año, los caricaturistas consideran que fue este polémico dibujo el que generó la respuesta radical del medio.

El caricaturista portugués António Moreira Antunes dibuja contenido desde hace 45 años. Esta vez dibujó la relación entre el presidente de los , Donald Trump, y el recientemente reelegido primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. A Netanyahu lo pintó como un perro con una correa y una estrella de David alrededor de su cuello, sostenida por un Trump ciego con gafas de sol como si este lo manejara.

“En más de 20 años de entrega de una caricatura dos veces por semana para el International Herald Tribune primero, y luego , después de recibir tres premios OPC en esa categoría, pensé que el caso de las caricaturas políticas se había desarrollado … Pero algo sucedió”, escribió el caricaturista Chappatte en su nuevo blog donde se espera publique sus trabajos.

“En abril de 2019, una caricatura de Netanyahu de sindicación reimpresa en las ediciones internacionales provocó indignación generalizada, una disculpa del Times y la finalización de las caricaturas sindicadas. Semanas más tarde, mis empleadores me dicen que terminarán las caricaturas políticas por completo en julio… eso es un montón de años de trabajo deshecho por una sola caricatura, ni siquiera la mía, que nunca debería haber salido en el mejor periódico del mundo”, continuó Chappatte.

El reconocido dibujante, no contento con la medida, también aprovechó para expresar su rechazo a la fuera que ejercen las redes sociales en las discusiones de las salas de redacción de los medios.

“Me temo que no se trata solo de dibujos animados, sino de periodismo y opinión en general. Estamos en un mundo donde las turbas moralistas se reúnen en las redes sociales y se levantan como una tormenta, cayendo sobre las salas de redacción en un golpe abrumador. Esto requiere contramedidas inmediatas por parte de los editores, sin dejar espacio para la reflexión o discusiones significativas. Twitter es un lugar para el furor, no para el debate. Las voces más indignadas tienden a definir la conversación, y la multitud enojada lo sigue”, resaltó.

El caricaturista concluyó su reflexión sobre el caso afirmando que en “el mundo insano en el que vivimos, los comentarios visuales como las caricaturas son más necesarias que nunca. Y también el humor”. La frase fue acompañada por una de sus antiguas caricaturas que dice “sin humor todos estamos muertos”, publicada luego del ataque terrorista contra el semanario Charlie Hebdo luego de que en este se publicaron caricaturas anti-islamistas.

Otros periodistas se han sumado a las críticas de Chappatte. Ann Telnaes, editora de caricaturas de The Washington Post, calificó como débil la medida del medio neoyorquino y les confesó que iba a cancelar su suscripción. El diario le contestó que mantienen “el espíritu del debate abierto con igualdad para todos” y le preguntó que si consideraría continuar con su suscripción al ofrecerle un paquete más barato. La respuesta fue compartida en su Twitter, y causó la indignación de varios de sus seguidores.