Hay una famosa pregunta que hace el Bet Yosef (Rab Yosef Caro 1488-1575):
Si había suficiente aceite para encender la Menora un día, ¿por qué celebramos ocho días de Januka? Es decir, el milagro solo fue siete días, Januka tendría que celebrarse siete días…
Los Jajamim que establecieron la fiesta nos querían transmitir un concepto que, justamente, el milagro nos enseña: A fin de cuentas, ¿Cuál es la diferencia entre el milagro y la naturaleza?
Si el pan cae del cielo decimos que es un milagro, pero si el agua cae del cielo decimos: “está lloviendo”.
Cualquier observación mínima de la naturaleza es suficiente para dejarnos impresionados con los “milagros” constantes que nos rodean.
El Ramban (Rab Moshe ben Najman (1194-1270) dice en su comentario a la Tora, que, de los milagros abiertos y públicos, aprendemos que todo lo que nos acontece son milagros, que, en sí, no existe “naturaleza” todo es un milagro.
O sea, que la diferencia es solo la frecuencia y qué tanto nos impresiona.
Por esto Januka es ocho días, para enseñarnos que el primer día, para el que si había suficiente aceite, también es un milagro, que no hay naturaleza, todo es la Voluntad de Dios y todo es milagroso.
Sin embargo, explica el Ramban, que D-s no va a estar haciendo milagros para cada uno que tenga dudas y necesite comprobaciones, por lo que debemos de aprender de los milagros conocidos, llevarlos a nuestras vidas del día a día y vivir inspirado!
El primer día de Januka que el aceite encendió, también es un milagro.
Nuestras vidas están rodeadas de milagros constantes, llevemos la luz de Januka a todo nuestro año!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCanto al poeta San Juan de la Cruz
Artículo siguienteTercera vela de Janucá
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.