En todo el mundo occidental, los judíos están experimentando un resurgimiento del . Las puertas de las sinagogas son reforzadas, los negocios judíos son atacados, los monumentos judíos han sido desfigurados. La gente se cuida de no llevar nada que pueda identificarlos como judíos, y los que lo hacen corren el peligro de sufrir ataques verbales o incluso físicos. Está ocurriendo en toda Europa, así como en Estados Unidos.

Se sabe que miembros de Antifa, la organización supuestamente antifascista, apoyan el movimiento antiisraelí BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones). Y en Alemania, donde el fue reprimido tras la derrota del régimen nazi, está volviendo a levantar su fea cabeza sin pudor.

En sus recientes elecciones gubernamentales, el partido AfD (Alternativa para Alemania) obtuvo el 10,3% de los votos. Se trata de un partido político nacionalista y populista de derechas que defiende la oposición a la Unión Europea y a la inmigración. Se encuentra en el espectro político más a la derecha. En un reciente congreso del partido de la AfD, hubo consenso sobre su aversión al islam. Acordaron incluir la frase “El islam no pertenece a Alemania” en su manifiesto. Esos sentimientos pueden extenderse fácilmente al antisemitismo.

Citando un artículo de The Atlantic:

“Al reclamar una parte, por pequeña que sea, del terreno político de Alemania, la AfD ha obligado a los principales partidos del país a ampliar sus tiendas y, en algunos casos, incluso a normalizar las posiciones de extrema derecha”.

“También les ha obligado a considerar coaliciones más engorrosas que no hace mucho tiempo podrían haber sido impensables, complicando las matemáticas para formar gobierno en un país en el que un solo partido rara vez obtiene la mayoría absoluta”.

Sólo el tiempo dirá en qué dirección llevará a su país el nuevo canciller socialdemócrata de Alemania, Olaf Scholz.

Esta semana, los judíos de todo el mundo conmemoran el 83º aniversario de la Kristallnacht, “la noche de los cristales rotos”, llamada así por las ventanas de los negocios y hogares judíos que fueron destrozadas durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938. La mayoría de las sinagogas de Alemania, Austria y los Sudetes checoslovacos anexionados fueron saqueadas e incendiadas esa noche. Miles de negocios judíos sufrieron daños y 30.000 hombres judíos fueron enviados a campos de concentración.

El desencadenante de la se encuentra en marzo de 1938, tras la anexión de Austria al Reich alemán.

Las autoridades polacas estaban preocupadas por el aumento de la persecución de los judíos en esos países. Pero no era su bienestar lo que les interesaba, sino su temor a que los numerosos ciudadanos polacos entre los judíos quisieran regresar a Polonia o se vieran obligados a hacerlo. Así que en octubre de ese año, el gobierno polaco promulgó una ley de desnacionalización que anulaba la ciudadanía de los polacos que vivieran en el extranjero durante más de cinco años, a menos que recibieran un sello especial en sus pasaportes de los consulados polacos antes de finalizar el mes. No es de extrañar que a los judíos se les negara esta facilidad.

Como la alemana de entonces no era todavía el exterminio masivo, sino sacar a los judíos de Alemania, el régimen nazi se preocupó cuando los funcionarios polacos no sellaron los pasaportes de los judíos, convirtiéndolos así en apátridas. Como sin pasaportes tendrían que permanecer en Alemania, el jefe de las SS, Himmler, ordenó que todos los judíos polacos fueran deportados inmediatamente y por la fuerza a Polonia.

Fue durante la madrugada del 28 de octubre cuando los judíos polacos tuvieron que responder al temido golpe en la puerta que significaba el terror. Casi 20.000 hombres, mujeres y niños judíos fueron arrestados, se les permitió empacar apresuradamente una sola maleta y, con una asignación de apenas 10 marcos, fueron transportados a la frontera polaca en trenes sellados. Cuando los polacos se dieron cuenta, cerraron la frontera. “Nada de judíos” fue la orden.

Con las bayonetas polacas frente a ellos y las ametralladoras alemanas detrás, estos judíos quedaron varados en tierra de nadie. Se permitió a la organización de bienestar judío ORT levantar apresuradamente algún refugio, mientras los polacos y los alemanes discutían durante tres días. Las condiciones para estos judíos eran sombrías y la comida escaseaba. Finalmente, los polacos se vieron obligados a aceptar a esta masa cada vez más abatida, hambrienta y cansada.

El mayor número fue retenido en Zbaszyn, una ciudad fronteriza polaca. Mi padre estaba entre ellos. Durante meses durmieron en cobertizos y establos mal construidos, con muy pocas provisiones. La severidad de las condiciones fue atestiguada por el historiador polaco Emanuel Ringelblum, quien describió la desesperación de los deportados en una carta a un colega: “No creo que ninguna comunidad judía haya experimentado nunca una expulsión tan cruel y despiadada como ésta. El futuro se vislumbra en términos desesperados. Los judíos han sido humillados al nivel de leprosos, a ciudadanos de cuarta clase, y como resultado, todos estamos afectados por esta terrible tragedia”.

Unos meses más tarde, la mayoría fueron transportados a Varsovia.

En ese momento, yo estaba en una escuela judía en una ciudad a unos 70 km. al norte de mi ciudad natal. Las categorías de detención fueron determinadas por el jefe nazi local, por lo que mi madre se salvó ese día. Afortunadamente, sobrevivió a los campos de concentración y pudo relatarme los hechos.

Cuando le preguntaron dónde estaba, dijo que había salido y que no sabía dónde estaba. Si hubiera estado en casa, yo también habría corrido la misma suerte y no estaría aquí para relatar la historia.

Entre los deportados estaba la familia Grynszpan, de Hannover. Su hijo de 17 años, Hershel, vivía ilegalmente en París. Su hermana, Berta, pudo enviarle una postal desde Zbaszyn, en la que se detallaba la crueldad y la tragedia del traslado forzoso de la familia. Enfurecido y angustiado por la situación de su familia y de los otros miles de judíos polacos, Hershel Grynszpan se dirigió a la embajada alemana en París pidiendo ver al embajador. Le llevaron ante el tercer secretario, Ernst vom Rath, y al enfrentarse a él, Hershel sacó una pistola y le disparó. Vom Rath murió de sus heridas el 7 de noviembre.

Ese fue el detonante de los acontecimientos “espontáneos” de la dos noches después.

Está documentado que los planes para este crimen ya habían sido trazados por Himmler con todo lujo de detalles y comunicados a todas las oficinas nazis del país, y que sólo esperó una ocasión propicia para ponerlos en práctica.

Aquella fatídica mañana del 10 de noviembre, incluso antes de que yo llegara a mi escuela, que se encontraba en las instalaciones de una sinagoga, el humo flotaba en el aire y había más actividad de la habitual en las calles. Entonces lo vi todo. El servicio de bomberos estaba presente, no para apagar las llamas que envolvían la sinagoga, sino para enfriar y proteger las propiedades alemanas vecinas de los daños.

Ese mismo día dejé la ciudad de Mannheim para volver a mi casa. El día está tan vívidamente grabado en mi memoria que recuerdo claramente que tomé el tren diésel de las 3:22. Pregúntame qué comí ayer y me costaría recordarlo.

Otro hecho que vale la pena mencionar. Después de los incendios de la sinagoga de mi ciudad natal, algunos muros que quedaban de una de las sinagogas constituían un peligro para el público y, para colmo, se “pidió” a la comunidad judía que pagara la demolición.

Cuando Hershel Grynszpan fue detenido por la policía francesa, protestó: “Ser judío no es un delito; no soy un perro; tengo derecho a existir en esta tierra; dondequiera que he estado me han perseguido como a un animal”.

Hay informes contradictorios sobre su destino, pero se puede suponer con seguridad que no sobrevivió a la guerra. No olvidemos nunca al valiente Hershel Grynszpan y los sucesos que acontecieron a nuestro pueblo.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJibuki, un apapacho para ti y para tu pequeño
Artículo siguienteEl “Mensch of Malden Mills” fallece a los 95 años