Dos estudiantes de la Universidad Estatal Judía de Nueva York (SUNY) en New Paltz expulsados ​​de un grupo de concienciación sobre agresiones sexuales y luego ciberacoso, hostigados y amenazados por sus identidades judías e israelíes, presentaron una denuncia formal con la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de los .

La  denuncia , que se incluirá como un segmento en  el Informe especial de CNN de Dana Bash “Odio creciente: antisemitismo en Estados Unidos”  que se emitirá este domingo por la noche, alega que la universidad aún estaba plenamente consciente de la situación, en violación del Título VI de los Derechos Civiles. de 1964, permitió que proliferara un ambiente hostil en el campus para los sobrevivientes judíos de agresión sexual, hasta el punto en que ambos estudiantes se sintieron inseguros para asistir a clase y los sobrevivientes judíos e israelíes de agresión sexual en SUNY New Paltz se sintieron “rechazados”, “aislados, ” y “temeroso”.

La denuncia fue presentada por el  Centro Louis D. Brandeis para los Derechos Humanos Bajo la Ley  en nombre de los estudiantes y  judíos en el campus .

Estos estudiantes han sido victimizados tres veces: primero, por depredadores sexuales; segundo,  por los líderes antisionistas de un grupo de apoyo que expulsó a los estudiantes, incluido uno de sus fundadores, de la organización; y tercero, por la Universidad que no responsabilizó a quienes habían discriminado a los estudiantes y no abordó satisfactoriamente el clima hostil en el campus para los sobrevivientes judíos de agresión sexual.

“SUNY [New Paltz]… está permitiendo un ambiente hostil que margina y excluye a estos estudiantes judíos… e israelíes sobrevivientes de agresiones sexuales. SUNY [New Paltz]… también está negando a los sobrevivientes judíos e israelíes de agresión sexual en el campus la igualdad de acceso a las oportunidades educativas y los servicios que necesitan, sobre la base de su ascendencia, etnia y origen nacional compartidos en violación del Título VI”, escribió el Brandeis Center en la denuncia. “La exclusión de estudiantes judíos e israelíes… sobre la base de sus identidades de origen étnico y nacional ha dejado a los sobrevivientes de agresión sexual sin un lugar en SUNY… [New Paltz] para recibir estos programas y servicios mientras expresan abiertamente su identidad judía”.

Los problemas comenzaron en diciembre, como informó por primera vez  The New Paltz Oracle  y luego  Algemeiner ,  cuando Cassandra Blotner publicó un mensaje en su Instagram personal que decía: “Los judíos son un grupo étnico que proviene de Israel. Esto está probado por evidencia genealógica, histórica y arqueológica. Israel no es un estado ‘colonial’ y los israelíes no son ‘colonos’. No puedes colonizar la tierra de donde son tus antepasados”. Los miembros de New Paltz Accountability (NPA), un grupo que Blotner y otro estudiante fundaron para combatir la agresión sexual, denunciaron la publicación y exigieron que Blotner defendiera sus puntos de vista, argumentando que su publicación personal “preocupa a la organización en su conjunto”.

Al señalar que a ningún otro miembro del NPA se le pidió que explicara o justificara sus identidades ni se le preguntó sobre sus creencias fundamentales, Blotner inicialmente se negó. Como “la única judía del grupo… parece que me hacen responsable de las acciones de un gobierno extranjero (que es algo que no soy y es antisemita)”, explicó, y agregó: “Estoy preocupada por el futuro. del grupo y otros sobrevivientes que vienen en busca de apoyo. ¿También se les hará sentir de esta manera debido a las percepciones erróneas de las publicaciones compartidas, la falta de comprensión cultural/religiosa o la diferencia general de opiniones?”. Sin embargo, después de consultar con los líderes judíos en el campus, Blotner se ofreció a discutir su publicación y sugirió incluir representantes de la Unión de Estudiantes Judíos.

Los líderes del NPA rechazaron la oferta de reunirse y le dijeron que los sionistas no eran bienvenidos en el NPA.

“Si bien inicialmente no pensé que debería verme obligado a defender mis creencias personales, me di cuenta de la oportunidad aquí para educar a NPA que, como judíos, compartimos una historia, una teología y una cultura, somos una fe y una etnia, y todo está profundamente ligado a la Tierra de Israel. Expresar apoyo a la patria judía es fundamental para mi identidad judía, los dos son inseparables y no debería tener que deshacerme de esa parte de mi judaísmo para abogar por los sobrevivientes de agresión sexual”, afirmó Blotner. “Para luego ser cancelado, acosado y acosado, bueno, ni siquiera puedo expresar con palabras en qué experiencia horrible y aterradora se convirtió todo esto para mí”.

Ofek Preis, otra miembro de la NPA que es una estudiante judía israelí, compartió en su Instagram personal la misma publicación que había publicado Blotner. Poco después, NPA dejó de comunicarse con Preis sobre las actividades de la organización y bloqueó su acceso a los documentos organizacionales compartidos. Luego, el NPA le dejó claro a Preis, y a través de numerosas publicaciones en su Instagram, que el grupo solo estaba abierto a aquellos que rechazan el sionismo.

NPA continuó publicando numerosas declaraciones duplicando su postura de que los sionistas no son bienvenidos en NPA, extendiendo su postura excluyente y discriminatoria a todos los sobrevivientes de agresión sexual judíos sionistas e israelíes en SUNY New Paltz, y promoviendo la narrativa antisemita de que el sionismo es una forma de racismo y supremacía blanca. Estas publicaciones de NPA alimentaron más acoso en las redes sociales dirigido personalmente a Blotner. Algunas publicaciones amenazaron con escupirle, otras dijeron “cassie tiene que irse…” y la llamaron “perra tonta” que apoya el “genocidio masivo !!!!!!!”

Blotner y Preis informaron a la universidad que se sentían inseguros en el campus. La universidad rechazó la solicitud de Blotner de una escolta de seguridad para acompañarla a clase y le aconsejó que no asistiera. Al no poder asistir a clase de manera segura, Blotner abandonó el campus para estar con su familia. La atmósfera antisemita hostil para los sobrevivientes de agresiones sexuales sionistas judíos que se estaba gestando en el campus después de las publicaciones de NPA hizo que Preis, identificada públicamente y rechazada por NPA como sionista e israelí, se sintiera tan ansiosa por su seguridad que tampoco pudo asistir a clase.

El comportamiento de NPA y el acoso que siguió tuvo un impacto dañino y resultó en un ambiente hostil para la comunidad más grande de judíos e israelíes sobrevivientes de agresión sexual en SUNY New Paltz. En una carta a la comunidad del campus, la Unión de Estudiantes Judíos explicó cómo las “medidas a medias y la retórica vacía” de la universidad señalaron que el es aceptable en el campus y que los valores de tolerancia e inclusión de la universidad no se aplican a la agresión sexual judía. sobrevivientes

Si bien el presidente de New Paltz, Donald Christian, emitió una declaración reconociendo que las acciones tomadas por NPA fueron excluyentes, discriminatorias y motivadas por el , la escuela afirmó que su capacidad de intervención era limitada porque NPA no es una organización estudiantil reconocida, y no tomó más. acción. A pesar de la conducta discriminatoria de NPA, la escuela ha permitido que NPA opere en el campus como cualquier otro grupo estudiantil reconocido utilizando los recursos de SUNY y brindando valiosos programas y servicios educativos a los estudiantes sobrevivientes de agresión sexual y sus aliados en el campus.

“ Excomulgar y excluir a los sobrevivientes judíos e israelíes del NPA nos niega nuestro derecho a luchar contra las agresiones sexuales en los campus universitarios y responsabilizar a nuestras universidades”, afirmó Preis. “Nos quedamos sin adónde ir, sintiéndonos aislados de quienes dicen estar luchando por nosotros, por nuestro derecho a una educación ininterrumpida. Las acusaciones hechas en mi contra por mi origen nacional negaron todo lo que inherentemente soy como persona: un luchador por la justicia, un antirracista, un combatiente de la opresión y, lo más relevante, un sobreviviente. No deberían haberme pedido que eligiera entre ser israelí o ser un sobreviviente. No se me debería haber pedido que me alineara solo con la supervivencia o solo con el sionismo. Es posible y necesario incluir identidades interseccionales en espacios de lucha por las sobrevivientes”.

El Título VI de la Ley de Derechos Civiles de 1964 prohíbe la discriminación por motivos de raza, color y origen nacional, incluida la discriminación contra los judíos por su ascendencia compartida o características étnicas, reales o percibidas, en las instituciones educativas que reciben fondos federales. El Título VI protege a las personas de la conducta excluyente que les niega la capacidad de participar o beneficiarse de los programas y actividades universitarios, lo que incluye unirse a un club de estudiantes y sentirse lo suficientemente seguros para asistir a clase, así como del acoso que crea un ambiente hostil. Marginar, demonizar y excluir a los estudiantes judíos sobre la base del componente sionista de su identidad étnica y ancestral judía, y discriminar sobre la base de la identidad de origen nacional, viola el Título VI.

“Los estudiantes judíos, como todos los estudiantes, merecen una experiencia universitaria libre de discriminación y abuso. En este caso, la aceptación en una comunidad diseñada para proteger a los sobrevivientes fue condicional. Estos estudiantes fueron sometidos a una prueba de fuego que los obligó a decidir: renunciar a su compromiso con una causa social integral, o perder su identidad. Más allá del claro ejemplo de y sexismo que muestra este caso, demuestra aún más cuán normalizada se ha vuelto la xenofobia contra los israelíes en los campus estadounidenses, con un estudiante siendo acosado explícitamente por su nacionalidad israelí, una identidad en la que nació y una tienen el derecho protegido de estar orgullosos. Este caso se trata de antisemitismo, se trata de sexismo, se trata de acoso y se trata de xenofobia. Más que nada, sin embargo, se trata de justicia e igualdad, ”, declaró Julia Jassey, directora ejecutiva de Jewish on Campus. “Y por discordante que sea este caso, la experiencia que estos estudiantes han enfrentado lamentablemente no es única. En todo el país, los estudiantes judíos se enfrentan a un trato injusto debido a su identidad. Es nuestro deber, como organización que habla por y para los estudiantes judíos, garantizar que a ningún estudiante se le niegue la protección que merece”.

“Este caso implica una  forma de discriminación antisemita que prevalece cada vez más en los campus universitarios y universitarios. Los estudiantes están siendo marginados y excluidos de las actividades del campus sobre la base de su identidad judía, que en algunos casos está profundamente conectada con Israel. Al mismo tiempo, los estudiantes israelíes están siendo atacados  por el odio antisionista que invoca tropos antisemitas clásicos sobre el poder y el control judíos . La Sra. Blotner y la Sra. Preis fueron rechazadas y aisladas por las mismas personas a las que habían acudido en busca de apoyo como sexual. sobrevivientes de agresión; estas mujeres fueron excluidas de un grupo de apoyo para sobrevivientes simplemente porque expresaron orgullo por la conexión étnica y ancestral del pueblo judío con Israel”, declaró Denise Katz-Prober,  directora del Centro Brandeis. director de iniciativas legales. “Desafortunadamente,  las universidades a menudo no reconocen esta forma de discriminación y acoso antisemita . Cuando los estudiantes judíos, como la Sra. Blotner  y la Sra. Preis, son expulsados ​​​​de los espacios y  campus  de justicia social.actividades porque expresan orgullo por su identidad étnica o nacional, eso es una forma de discriminación ilegal, no un discurso político. Este caso no se trata de las cosas horribles que les dijeron a estas mujeres. Más bien, se trata de las cosas horribles que les hicieron. El Título VI de la Ley de Derechos Civiles requiere que universidades como SUNY New Paltz se aseguren de que a los estudiantes judíos e israelíes no se les nieguen oportunidades educativas debido a un comportamiento discriminatorio que los ataca en función de sus identidades étnicas y nacionales. Eso es exactamente lo que se hizo aquí cuando estas mujeres fueron expulsadas de su organización estudiantil porque, como judías, sienten un fuerte sentido de conexión con la patria judía. Desafortunadamente, las universidades están diagnosticando mal el problema y, como resultado, no protegen a sus estudiantes judíos, como la Sra. Blotner y la Sra.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTerrorista abatido después de que fieles judíos visitaran la tumba de José
Artículo siguienteEscandalosa banalización del Holocausto de Mahmud Abbas en Berlín y junto a Scholz