Diario Judío México - El abuso emocional es considerado una forma de violencia domestica. Aunque no es tan tangible como el abuso físico y por lo mismo la mayoría de la gente no lo considera tan grave como éste, tiene consecuencias devastadoras para la víctima. Una de las mayores consecuencias es que la persona que lo sufre se anula, deja de ser ella misma para someterse a la voluntad de su pareja la cual la controla por medio del miedo, la culpa, la vergüenza, la intimidación y la amenaza creando impotencia, dependencia, miedo e inseguridad. Este tipo de abuso puede ser sufrido tanto por mujeres como por hombres.

La víctima del abuso emocional no puede tomar decisiones, ni siquiera las que respectan a su propia vida como disponer del trabajo que quiere realizar, que tratamiento tomar en caso de enfermedad, que amistades tener, a quien visitar, con quien hablar o que hacer con su tiempo, todas estas decisiones son tomadas por la pareja.

Es común preguntarnos porque la víctima decide quedarse en esa situación. Lo que sucede es que el abuso emocional poco a poco va minando su creencia en ella misma y en su fuerza. Empieza a creer que realmente no sabe lo que es mejor para ella, se rompe el lazo con su fuerza interna y tiene miedo de enfrentarse a su pareja prefiriendo llevar la fiesta en paz.

El proceso de dependencia y anulación de la personalidad puede ser sutil, de poco a poco haciéndole difícil realizar a la parte abusada la situación en la que se encuentra.

Esta situación puede durar toda la vida con efectos arrolladores para la víctima. Al reprimir sus deseos, sus sentimientos y sus emociones puede entrar en una depresión crónica ya que no esta dejando surgir a su verdadero ser.

Puede padecer ataques de pánico o ansiedad ya que existe una constante lucha interna, a veces inconciente, entre la verdadera personalidad que quiere emerger y el miedo de hacerlo.

Con el tiempo esta represión de la personalidad se puede manifestar en el cuerpo, por ejemplo con dolores y opresión en el pecho o dificultad para respirar.

Si consideras que te es difícil expresarle tus deseos a tu pareja, comentarle las cosas que te molestan o expresar tu opinión cuando esta presente, si te sientes ridiculizada o minimizada por ella, sientes que no puedes realizar tus deseos a causa de ella, te sientes aprisionada, aislada de tu familia, amistades o trabajo por ella o le tienes miedo, son señales de que estas sufriendo un abuso emocional.

Aunque por ahora te parezca imposible, tienes la fuerza para poner limites, para expresarte. Tienes el derecho de elegir la vida que quieres llevar, de vivir en libertad, de seguir tu camino. Si sientes que no lo puedes hacer busca ayuda profesional y el apoyo de familiares y amigos.Tu fuerza esta ahí, es cuestión de reconectarla y al hacerlo tu pareja se dará cuenta de ella y aunque probablemente entre en crisis y por un tiempo las cosas vayan peor antes de mejorar, le darás la oportunidad de que también encuentre su camino, ya que sin saberlo también esta aprisionada en la cárcel del poder y del dominio.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAbás: Si nos dan la opción, no acudiremos a la ONU
Artículo siguienteLa historia del perro israelí que recorrió el mundo
La Dra. Alicia Duek es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University for Integrative Studies (SDUIS). La doctora es especialista en terapia individual, de familia, arte terapia y terapia floral de Bach.