Diario Judío México - Todos hemos estado expuestos a juegos de cartas, dominó o algunos en los cuales las posibilidades de ganar o perder no dependen de la habilidad del jugador sino exclusivamente del azar. Sin embargo, quizá nunca haya pasado por nuestra mente la posibilidad de que esta actividad tan entretenida y aparentemente inofensiva, pueda convertirse a una adicción similar a la que generan sustancias como el alcohol o las drogas.

La historia nos muestra que la afición de los seres humanos por los juegos de azar y las apuestas, es probablemente tan antigua como la civilización, siendo parte presente en todas las sociedades antiguas y modernas. El juego patológico, también llamado “Ludopatía”, fue reconocido oficialmente en el año 1980 cuando la Sociedad Americana de Psiquiatría lo incluyó por primera vez como trastorno en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, en su tercera edición (DSM-III). Los síntomas que se mencionan son: preocupación (pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego), tolerancia (cuando se requiere apostar más o más frecuentemente para experimentar la misma emoción), abstinencia (Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir el juego), evasión (jugar para mejorar su estado de ánimo o evadirse de los problemas), mentiras (ocultar las cantidades destinadas al juego mintiendo a su familia, amigos o terapeutas), pérdida de control en su forma de jugar, arriesgar relaciones significativas (tanto personales como laborales), revancha (cuando se intenta recuperar las pérdidas del juego con más juego) o recurrir a recursos ajenos acercándose a otros para obtener ayuda financiera como consecuencia de sus apuestas.

Uno de los puntos que nos dificultan entender que la ludopatía es una adicción, es que no se consumen sustancias que alteren la percepción del mundo o el estado de ánimo. Hoy en día algunos autores consideran al juego como un modelo de adicción sin tóxico, pues parece ser similar a otras adicciones debido a que estos trastornos involucran la parte del cerebro que se denomina el “centro del placer” o vía dopaminérgica de la recompensa. Como ocurre con otras adicciones, la ludopatía persiste en sus conductas a pesar de las consecuencias negativas y los conflictos que éstas provocan en el ámbito personal, conyugal, familiar y social. Mientras la compulsión al juego avanza, se acumulan las deudas y se terminan los recursos financieros, por lo que los adictos buscan “soluciones” desesperadas para conseguir dinero y “recuperarse” a través del juego, como robar o solicitar nuevos créditos para tapar las deudas más difíciles de ocultar. Esta enfermedad puede estar acompañada depresión, ansiedad, ataques cardíacos por consecuencia del estrés, así como ideaciones suicidas por desesperación si no recibe tratamiento.

Si crees tener problemas con tu forma de jugar o conoces a alguien que los tenga, no sientas miedo de pedir ayuda. Acércate a nosotros y te haremos una valoración para determinar si necesitas tratamiento. No esperes a perderlo todo.

Si tienes dudas acércate a nosotros. La puerta está abierta.
Oficinas: 52450595
Línea de contacto: 13241082
Umbral: Bosques de duraznos 67 101-B Col. Bosques de las Lomas.
Pag. Web:
www.umbral.mx
Email:
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSábado
Artículo siguienteObra plástica de Isaac Holoschutz

Umbral es una organización intercomunitaria dedicada a brindar educación, prevención, orientación, canalización y tratamiento en el área de adicciones. En Umbral entendemos que la adicción es una enfermedad que va más allá del bien y el mal; es por eso que para salir de ella, como en el resto de las enfermedades, se necesita un tratamiento profesional.

La adicción es una enfermedad física, mental, emocional, familiar y social que se caracteriza por la dependencia emocional y orgánica a una sustancia o conducta.

Umbral trabaja tanto la adicción al alcohol y a las sustancias, como los trastornos alimenticios (anorexia, bulimia y obesidad) y la ludopatía (juego compulsivo).

El área de tratamiento cuenta con una línea de contacto abierta atendida por adictos en recuperación en todo momento que ofrece asesoría y guía de un experto, de manera confidencial brindando apoyo a quienes están en la misma situación en la que ellos estuvieron: son personas que entienden lo que sientes y que pueden ayudarte a encontrar el mejor camino para salir de ahí.

Umbral se maneja con completa confidencialidad, discreción y ética para la seguridad garantizada del paciente.

La adicción es un problema que va más allá de la persona que la padece: involucra a la familia y al resto de la sociedad. Es por eso que la puerta de Umbral está abierta para brindar todo el apoyo, información y asesoría de manera profesional, cuidando siempre su confidencialidad.