La amenorrea es una causa frecuente de consulta ginecológica, especialmente en adolescentes, siendo un problema frecuente en personas que presenten trastornos de la conducta alimentaria y obesidad, pudiendo causar problemas graves como esterilidad o desmineralización de los huesos.

La menstruación es cuando no se dio la fecundación del óvulo, por lo tanto éste no se fijó a la capa del útero y por ende esta capa comienza a descamarse, esto se da gracias a una hormona llamada progesterona; el hecho de que esto suceda implica que hay un correcto funcionamiento entre la relación hipotálamo-hipófisis-ovario, dicha relación se activa en la pubertad, provocando el desarrollo físico de la niña, como el desarrollo de las glándulas mamarias, el vello púbico y la aparición de la primera menstruación.

La amenorrea es la ausencia de menstruación; sucede en situaciones como el embarazo, lactancia o menopausia, pero también puede ser desencadenada por otros factores. La amenorrea puede ser primaria o secundaria, la primaria es cuando hay una ausencia de menstruación antes de los quince años de edad, está ligada con problemas genéticos ya que existen problemas en los caracteres sexuales; la secundaria es una interrupción de la menstruación por más de tres meses en una mujer que menstruaba con regularidad o mayor a nueve meses en una mujer que previamente tenía ciclos esporádicos, puede ser también por un factor genético, pero generalmente es adquirida.

Las causas adquiridas de la amenorrea secundaria pueden ser por:

Problemas médicos→ tumores, lesiones, hipertiroidismo o hipotiroidismo, insuficiencia renal y hepática, síndrome de ovario poliquístico, menopausia prematura, cicatrices en el útero provocadas por legrado, cesárea o tratamiento por fibromas, anomalías en vagina u órganos genitales.
Uso de medicamentos→ anticonceptivos orales, antipsicóticos, quimioterapia, antidepresivos, medicamentos para la presión arterial y antialérgicos.
Hábitos→ ● peso corporal bajo: implica llegar al 10% por debajo del peso normal, ya que cuando el cuerpo carece de nutrimentos esenciales y de grasa corporal suficiente interrumpe muchas funciones fisiológicas, provocando que las funciones hormonales cambien y por lo tanto la ovulación se detenga.
Ejercicio excesivo: en el caso de personas que realicen ejercicio riguroso, esto se puede dar por diversos factores como estrés, nivel bajo de grasa corporal y el incremento de los requerimientos energéticos.
Estrés: altera la función del hipotálamo y por lo tanto la relación con hipófisis- ovario se ve alterada, provocando una alteración en las hormonas que regulan la menstruación.
Obesidad: un exceso de tejido graso también provoca una alteración hormonal.

El principal signo de la amenorrea es la ausencia de la menstruación, pero también existen síntomas como cambios en el tamaño de las mamas, secreción de líquido por el pezón, caída de cabello, dolor de cabeza, problemas de visión, incremento del vello corporal, dolor pélvico, acné, sequedad vaginal, cambios en la voz.  Los factores de riesgo son antecedentes familiares (fallas genéticas o problemas médicos), tener algún trastorno alimentario o realizar entrenamiento deportivo excesivo y riguroso.

Para poder prevenirla es importante llevar una buena alimentación, en caso de tener alto o bajo peso es importante recuperar el peso normal para que se normalice el contenido de grasa corporal, además del contenido mineral óseo, realizar ejercicio de forma moderada o cuidar el estrés y la cantidad de alimento ingerido si se realiza actividad física intensa, dormir las horas recomendadas, limitar las situaciones de estrés y el consumo de tabaco y alcohol.

www.fundacionapta.org
Facebook e Instagram: Fundación APTA

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl apoyo de Turquía a Ucrania, incluyendo la venta de armas, pone a prueba la tolerancia de Rusia hacia Ankara
Artículo siguiente28 de abril de 1908: Nace Oskar Schindler, salvador de judíos durante el Holocausto