Cuando pensamos en Pésaj, pensamos entre otras cosas en la libertad después de siglos de esclavitud en Egipto.
Ese es un motivo de celebración que cada generación debe festejar.

Pero más allá de lo que nuestro creador nos permitió, ¿que tanto le seguimos permitiendo a Él y a nosotros mismos ser realmente libres?
¿No queremos dejar atrás nuestro pasado?….
¿No queremos soltar una relación insana?….
¿No somos esclavos de nuestras propias emociones descontroladas?…
¿No somos esclavos de nuestro trabajo?
¿No ignoramos a nuestros hijos o algún familiar cuando realmente lo necesita?
¿No estamos esclavizados a la tecnología que tiene recepción en todos lados, excepto que no la soltamos por nada?
¿Qué tan esclavos somos de rencores con familia, amigos, extraños, y los únicos que estamos esclavizados a este sentimiento somos nosotros?
¿Porqué queremos seguir cargando demonios internos?
¿Porqué realmente queremos seguir estando “atados”?
Pésaj es una fiesta hermosísima, pero más hermosa puede ser cuando la apliquemos en nuestra vida diaria. De otra forma sólo la recordamos una vez al año.

Déjemos que D´s haga su trabajo y nosotros pongamos de nuestra parte para no ser esclavos no sólo de alguien sino de algo.

Amemos la libertad que Hashem nos concedió y respetémosla por lo que representa…Ser realmente libres.

2 COMENTARIOS

  1. Déjemos que D´s haga su trabajo y nosotros pongamos de nuestra parte para no ser esclavos no sólo de alguien sino de algo.

    Amemos la libertad que Hashem nos concedió y respetémosla por lo que representa…Ser realmente libres.

    Me gusta la nota, digna de una psicóloga. Lamentablemente las fuerzas oscuras no dejan ser libres.

  2. Este Camino a la libertad. Que nos dieron deseo que todos lo logremos .
    Muy interesante., con mucha reflecciopn.
    Jag Shameaj.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl alto voltaje de la cumbre de las Américas
Artículo siguienteNuevas pruebas para la teoría de la relatividad
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.