Erick Erikson, psicoanalista, en su libro Identidad, Juventud y Crisis (1968), indica que la etapa adolescente se caracteriza por una crisis normativa cuyo eje central es la identidad.  Ésta se elabora desde su punto de vista en:

Difusión de identidad o la búsqueda que hace el adolescente para ampliar sus experiencias, abandonando conductas y rasgos de comportamiento que le caracterizaban y daban seguridad.  Las nuevas experiencias y vivencias, tanto emocionales como cognitivas, compensan de alguna manera su anterior conducta.

Confusión de identidad:

Durante esta etapa, el adolescente se sumerge en un estado de revolución interna y un aislamiento de la realidad, es una etapa de empobrecimiento de sus logros emocionales y cognitivos; se le dificulta asumir un rol y se evade de distintas maneras: no asiste a la escuela, no hace sus trabajos, muestra actitudes inadecuadas y poco comprensibles… todo es interno en la búsqueda y aceptación de su identidad.

Identidad Negativa:

Según el psicoanalista, ésta aparece ante el sentimiento de una falta de identidad aceptable, comportándose de manera hostil hacia los roles adecuados o deseables: no se baña, duerme mucho y otras tantas cosas en contra de lo que la sociedad y padres esperan de él.  La problemática se hace presente, cuando el adolescente no logra un compromiso con un rol determinado, es cuando puede caer en aislamiento social, delincuencia o drogas con el fin de evitar o postergar su identidad.  Esto no es irreversible según el autor y con adecuada asesoría y apoyo el adolescente puede llegar a una identidad positiva que le permita ampliar las fronteras de su mundo y obtener un bienestar psicológico.

Para los padres, es un época difícil dado que ellos mismos en sus cuarenta o más pasan una crisis de identidad importante en relación a sí mismos, a sus logros y metas propuestas; siendo esta etapa de vida para la familia una etapa en la cual sólo a través de una comunicación clara y fluida las familias la pueden superar.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl saber agradecer va más allá poder dar las gracias
Artículo siguienteLlega Spotify a Palestina, pero no hay muchos smartphones ni red 3G
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.