Val Walker con una maestría en rehabilitación de la Universidad Commonwelth de Virginia, Estados Unidos, escribe un libro acerca del consuelo hacia quienes sufren.

Para ella, es importante y nos lo comparte “el qué decir y qué hacer con personas afligidas” y plantea:

“Vivimos en un mundo complicado donde no es fácil ser compasivo ni remover la capa que nos protege de la impaciencia y el cinismo que nos rodea, sólo para acompañar a alguien que necesita de nuestro amos y de nuestro apoyo: gentileza, paciencia, calidez y empatía pueden subestimarse demasiado en esta época, provocando que cuando alguien necesita sentarse junto a nosotros devastado por una pérdida o por algún cambio turbulento en su vida, a menudo nos sentimos inseguros sobre qué hacer o qué decirle…”

 En un mundo como el actual, aparentemente comunicado por redes sociales,  tiempo y  comunicación son importantes,… más la soledad impera.

Plantea la autora que al vivir una situación difícil, en la mayoría de los casos  las personas tratan de “arreglar” todo para hacer que las cosas funcionen de nuevo,  en vez de dar presencia; se ofrecen respuestas y remedios en lugar de “escuchar muy de cerca” y  permitir a la persona que encuentre sus propias palabras.

A su vez señala que en la mayoría de los casos en el afán de conseguir resultados rápidos y eficientes se olvida el brindar el tiempo necesario para que el sufrimiento tome su curso y ritmo, dado que sanar significa vivir con la pérdida en vez de superarla por completo.

Para ella, el dar consuelo significa: “vivir el momento presente y dejar ir las expectativas junto a aceptar que este proceso puede ser impredecible y desorganizado permitiéndole a la persona que sufre hablar incluso mostrar su enojo.

Para la autora, es importante no quitarles el dolor de la pérdida, es vivirlo, sentirlo respetando el derecho de ser vulnerable y señala que se debe de:

1.- Aceptar que nunca se sabe si se ayuda o no y admitir que no se entiende por completo un proceso de duelo y el estar, ayuda a comprenderlo.

Walker Val, El arte de consolar. Que decir y qué hacer con personas afligidas, ed. Vergara, México, 2011

 

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEvitar otro incendio en la siempre frágil UNAM
Artículo siguienteCharlie Cinnamon: Legendary Press Agent
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.