Diario Judío México - ¡Con la buena noticia de que #QueridoCuerpo es viral! Esta campaña que lanzamos Ronith Aarón y yo el domingo pasado junto con Panorama del Heraldo de auto y aceptación a nuestro cuerpo ha tenido una respuesta de impacto.

Agradecemos profundamente todos los mensajes tan sensibles, humildes e inspiradores que nos han mandado. Si aún no te has unido a la campaña, te invito a que lo hagas, es muy fácil.

  1. Sube una imagen a tu story de Instagram de ti o de algo que relaciones con tu cuerpo.
  2. Escribe un mensaje de a tu cuerpo.
  3. Nomina a tres personas.
  4. Taggea a @PanoramaDelHeraldo para que subamos tu post.

Es reconfortante ver que una campaña de propio sea viral, que hombres, mujeres y adolescentes se sumen a este movimiento que va en contra de la radicalización, intolerancia y censura.  Es el momento de hacerlo.

El cuidado de nuestro cuerpo no es un capricho, es una obligación psicológica y física.

La cultura de las dietas, la gordofobia y los trastornos alimentarios nos han orillado a estar en guerra con nuestros cuerpos.  Hoy pido paz. Es momento de parar. Desde un lugar de y reflexión. Desde un lugar de física y mental. Desde el balance. Se trata de que nuestro interior se refleje en nuestro exterior. Nuestro cuerpo es el templo de nuestra alma, y como tal, hay que cuidarlo. No abusar de él, no someterlo a restricciones, dietas y ejercicios extenuantes, maltratos psicológicos y físicos.

Cuidarlo, amarlo, arreglarlo, decorarlo como algo que amamos. A veces desquitamos con él nuestras heridas de abandono, trauma, expectativas familiares y dolor. Callamos nuestra voz interna con comida, callamos las injusticias comiendo.  A veces el único control que podemos ejercer es por medio de lo que entra en nuestra boca.

La verdad es que no nos gusta sentir dolor, y por lo tanto, lo evitamos a toda costa tapándolo, comiendo en exceso, ayunando, haciendo dietas extremas o ejercitándonos de más, entre muchas otras prácticas destructivas a las cuales nos hacemos adictos.

Lo peor del caso es que estos comportamientos los normalizamos en una sociedad que disfraza toda esta erosión bajo un supuesto bienestar o wellness, que nos está matando.

Como padres es el ejemplo que les estamos poniendo a nuestros hijos, y es en casa en donde se inicia el conflicto. Es importante amarnos. Carl Jung decía: La peor carga que le puedes poner a tus hijos es la de un padre que no se ama a si mismo.

Empieza por amarte para poder amar a los demás. #QueridoCuerpo: Te amo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.