Diario Judío México - OLAM JESED IVANÉ, el mundo se construirá por medio de las buenas acciones. (Tehilim 89:2)

El paradigma viral se hizo tendencia el último tiempo en el cual, un tercio de la humanidad se ha resguardado en su casa. El mundo entero se encuentra bajo cuarentena, y de a poco diferentes Estados flexibilizan sus normas de aislamiento social y preventivo para llevar a su población a la normalidad en la que estaban acostumbrados (o al menos, a una “nueva normalidad” que evite el contagio y permita continuar con la vida cotidiana). Mientras continúa la lucha contra los nuevos casos y se intensifica el trabajo en los sectores sanitarios, la crisis financiera mundial  desplaza al Virus de  nuestras “primeras planas”. Así, se comienzan a divisar las consecuencias económicas de esta catástrofe epidemiológica aunque, en Latinoamérica, dicho fenómeno es más tendencia que nunca.

El paso del Covid-19 desde Oriente (comenzando en China) hacia Occidente, afectando gravemente varias regiones de Europa y Estados Unidos, no sólo demuestra su “efecto Dominó” a escala global, sino que además saca a la luz el gran abandono de los sistemas de , la desconsideración a los recursos humanos sanitarios, la fragilidad de algunas estructuras económicas y, en peores medidas, las crisis democráticas que atraviesan algunos países.

Como en su momento fueron China, Italia o Nueva York, ahora es el turno de América Latina de enfrentarse a esta pandemia donde, en palabras de Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la (OMS), hay un “considerable aumento” [ de casos] y particularmente América del Sur “se ha convertido en el nuevo epicentro de la enfermedad”. Encontramos una Sudamérica en pleno proceso ascendente de la curva, y con serios problemas a nivel económico y democrático. Sabemos que el futuro es incierto, y hablar de economía y sanitarismo nos pone aún más en suspenso, pero tenemos bien en claro que los próximos movimientos del tablero son vitales para el futuro de la región.

Pero tenemos un gran defecto como humanidad comprobado en esta crisis actual, pero que  se viene repitiendo a lo largo de la historia: La ignorancia. Le pregunto al lector ¿Cuántas teorías conspirativas ha leído o le han llegado por uno u otro medio? ¿Ha escuchado acerca de los nacionalismos y la ferviente culpabilización del Virus a China?, ¿a Estados Unidos?, ¿y hasta ?!

La teoría de la conspiración que acusa al Estado de y a los judíos como responsables de la propagación del virus, se nutre de una antigua conspiración antisemita que alega que los judíos infectan a otros para obtener control y poder.[1]
Hasta que no encontremos la cura para la ignorancia seguiremos padeciendo odio desmesurado y a grandes escalas. Es más importante encontrar la cura a la ignorancia que encontrar la vacuna viral que ponga fin al padecimiento del Covid-19. Y si esa vacuna proviene de quizás y sin intereses egoístas de por medio, se lleguen a matar dos pájaros de un tiro.

Ahora bien, ¿Qué lugar ocupa en el tablero?, y ¿Qué lugar ocupa mi individuo judío o sionista en todo esto?

Desde los últimos años  se puede observar como numerosos judíos y sionistas se alinean a discursos de derecha haciendo frente a una izquierda pro-palestina que carece de sentido alguno. Sumado también al posicionamiento Israelí en el mundo comandado por el Primer Ministro pro estadounidense, Benjamin Netanyahu. El mundo incluso parece que se siente a gusto posicionando al sionismo a la derecha del tablero, aunque desconocen que tenemos una base e ideales de izquierda. Cuando hablamos de humanidad y particularmente del judaísmo, no se debe pretender de interpretarlos con “izquierda/derecha”, liberal o social y otros términos políticos y económicos que reducen su trascendencia en una terminología de hace 300 años.

En un artículo publicado en el sitio web extremista español kaosenlared.net, el partido político vasco de extrema izquierda Herritar Batasuna escribió: “Hoy, 14 de marzo, declaramos enfáticamente que el es un instrumento de la Tercera Guerra Mundial que ha desatado el imperialismo sionista-yanqui. La élite capitalista y sionista anglosajona, que es el enemigo de toda la humanidad, ha dado un paso más en su ofensiva criminal y genocida. (…) Todos los trabajadores revolucionarios del País Vasco deben saber que el imperialismo hegemónico anglosajón- sionista, y su expresión que son los Estados Unidos de América, junto con sus satélites el Reino Unido y la colonia sionista que ha usurpado el nombre histórico de , han lanzado una guerra mundial despiadada contra toda la humanidad, incluidas las clases trabajadoras de los respectivos países. Porque es la lucha de clases lo que está en el corazón de todos estos eventos. La prioridad en este momento es derrotar al imperialismo hegemónico yanqui-sionista en todos los frentes”.[2]

No hay mejor descriptor breve del pensamiento del antisemita que esas dos palabras. En esencia, y lo que lo hace tan diferente de otras formas de intolerancia, los antisemitas ven a los judíos como el “enemigo invisible”.[3]

Esto ha sido cierto históricamente a lo largo de los siglos. Ha sido cierto durante el reciente resurgimiento del en los últimos tres años. Ha sido cierto durante la crisis de COVID-19. Y, sin duda, seguirá siendo cierto cuando termine la crisis. En la Edad Media, una serie de teorías de conspiración antisemitas aterrorizaron a los judíos, todo basado no en ninguna evidencia sino en la creencia de que el judío estaba perjudicando secretamente a la sociedad. La acusación de difamación de sangre, que los judíos secuestraron a niños cristianos y usaron su sangre con fines religiosos, fue producto de este pensamiento.

https://twitter.com/noticiasdel6/status/1266875346235699200?s=20

(Video de protestas anti cuarentena en Argentina, “Todos los políticos son masones y sionistas”, dicen los #anticuarentena que se manifestaron este sábado en distintos puntos del país)

¿Que debemos hacer?

Primeramente, dejar de darle razones al ignorante para posicionarnos en la oligarquía mundial. Debemos poner a la Torá nuevamente de antemano. Una  Torá que nos manda a cuidar el descanso, a ayudar al pobre con diversas formas por ejemplo la tzedaká, justicia social o mediante un plan de repartición de  ganancias como sucede en las mitzvot (leyes de la  Torá) de  la economía agrícola.[4] Antes de Lenin, antes de  Marx, incluso antes de Roma y de su derecho Romano, encontramos en nuestras fuentes la reivindicación de un pueblo de esclavos que conoció la fe divina, monoteísta y universal que presenta leyes éticas y morales para equilibrar la balanza social del mundo. La fe mosaica (la que profesan los Judíos, ateniéndose a las tablas de la Ley reveladas a Moisés en el Monte Sinaí), posee un contenido que con Abraham no tenía porque el mundo había cambiado. Cuando la codicia y la brecha social inundó al mundo, surgió el paradigma judío que propuso el paso inicial a los derechos de los pobres y de los esclavos. Hoy en el siglo XXI debemos retomar nuestra fe y nuestras fuentes para expandir nuestro discurso sin alinearlo con etiquetas políticas, pero sí con valores y una ética universal que tiene una base judía de por lo menos 3 mil años.

Si queremos hacer una diferencia en el mundo libre, hagamos.

Si queremos hacer una diferencia en el mundo libre, ayudemos.

Si queremos hacer una diferencia en el mundo libre, estudiemos.

Si queremos hacer una diferencia en el mundo libre, eduquemos.

Quiera D’s ayudarnos a encontrar un propósito a nuestra existencia como judíos para iluminar al mundo en cada uno de sus rincones y a cada una de las especies que habitan con nosotros.

 


 

[1]: Retorica Antisionista y Antisemita en Medios en ….” 27 may.. 2020, https://www.adl.org/blog/coronavirus-retorica-antisionista-y-antisemita-en-medios-en-espanol. Se consultó el 3 jun.. 2020.

[2] “El virus del se convierte también en pandemia ….” 31 mar.. 2020, http://www.nmidigital.com/el-virus-del-antisemitismo-se-convierte-tambien-en-pandemia/. Se consultó el 3 jun.. 2020.

[3] “The myth of Jews as “invisible enemy” emerges again in ….” https://lasvegas.adl.org/news/the-myth-of-jews-as-invisible-enemy-emerges-again-in-coronavirus-era/. Se consultó el 3 jun.. 2020.

[4] Leket: Lo que se cae durante la cosecha, no se levanta. De allí tomaban los necesitados: las viudas, los huérfanos, los extranjeros.

Peá: El campo es cuadrado y se cosecha en círculo para que queden las peot —esquinas— sin levantar, por el mismo principio.

Shijejá: La rebusca, lo que te olvidaste no se puede retornar para tomarlo. Queda disponible para quien lo necesita.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

  1. Muy interesante!
    Entiendo el punto, el judaísmo trasciende al posicionamiento político. Un pueblo milenario no debe ser reducido a terminos de hace 300 años, ni líderes de los últimos dos siglos.

  2. El paradigma viral “sionista”. Si he entendido bien, aquí se sugiere no darle un cariz político ni de derecha ni de
    la llamada izquierda, sin embargo he observado que los de una posición política, son antiisraelitas y antisionistas, lo conocí con un familiar cercano de izquierda, en mi país, que alababa fervientemente a Gamal
    Abel Nasser y decía que ojalá viviera mil años, veamos, como dicen para muestra otro botón, con Hugo Chavez, cuya tendencia política todos conocen, y que maldijo fervientemente al Estado de Israel, y así hay miles de casos, de gente de alto nivel político, y de la tendencia política de la que estoy hablando y que casualmente son enemigos de Israel. y crean un estigma llamado sionismo. Por eso si creo que hay relación entre una tendencia política, y su relación con Israel. o alguien espera que los de tendencia izquierdista amen Israel y no acusen al derecho que tiene Israel de su nación en Sión, por una cuestión ancestral.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.