Hay un nuevo en el océano de la literatura, el The Path of Mozes: A Scholarly Essay on the Case of Women in Religious Faith en el hebreo original y su traducción al inglés. El fue publicado en Viena en 1889 , marginado e ignorado casi inmediatamente por los rabino a quienes se dirigía por sus dudas y ansiedades respecto al futuro de su amado judaísmo. El fue redescubierto casi por casualidad motivada por la curiosidad primero, por la sensibilidad e inteligencia después, de Julia Schwartzmann en una biblioteca de Haifa; cuando termino de leer la primera frase, decidió leerlo cuidadosamente {Haaretz, 18-3-22}: era un que culpaba a los rabinos como creadores de la Halaja, la ley religiosa judía, de que hería, humillaba y excluía a las mujeres judías de la esencia del judaísmo, Julia leyó el apasionadamente y como una ola poderosa le dio nueva vida traduciéndolo al inglés.

El autor del libro, el rabino Mozes Salamon nació en Khust, una región pobre del Imperio Austro-Hungaro, hoy parte de Ucrania, en 1848; quería que la Ley y la tradición fueran modificadas porque ponían en peligro el futuro del judaísmo si fuera abandonado por las mujeres que buscarían dignidad e independencia en otra forma de vida.

Salamon nació en una región pobre del Imperio Austro-Hungaro en 1838, estudió en el jeder y se mantuvo como vendedor ambulante, siguió estudiando en diferentes centros religiosos, durante más de 30 años, fue el rabino de Tverdosin , una pequeña aldea en Eslovaquia. Los profundos cambios políticos y sociales a su alrededor que alteraron la vida judía de su comunidad reforzaron su convicción y dedicación al judaísmo como rabino, autodidacta y erudito.

No quiso ser testigo silencioso y escribió el donde describe la secularización y desintegración de la comunidad judía: quienes podían se iban a Bucarest en busca de una vida más segura y cómoda, quedaban los menos privilegiados que no enriquecía la vida judía. El rabino estaba furioso por el “desperdicio” de las mujeres que siempre habían sido y eran excluidas de las actividades religiosas! Quien decidía aislarlas y por qué razón?!

“Eran maldecidas por quienes las aislaban sin pudor, ni vergüenza. Las humillaban como si fueran prostitutas. Las hijas de Israel son como propiedad sin dueño, son como bestias en el campo, en el consejo de sus gentes no son contadas. Hasta su D se presenta como disgustado con ellas y les niega la entrada a su comunidad.”

Cuando se publicó el libro, el era un movimiento joven, mal integrado, sin tener muy claros sus objetivos, el judío se enfrentaba a problemas existenciales y no se ocupaba de lo que ocurría en el judaísmo. En los años 70 del siglo pasado se inició un debate entre el religioso y los ortodoxos judíos en los Estados Unidos e Israel respecto a la condición de la mujer dentro del judaísmo. Los feministas protestaban por su exclusión de la vida pública de su comunidad y por el tratamiento despectivo que recibían en las fuentes tradicionales; por su parte, el establecimiento ortodoxo rechazaban los argumentos feministas y los acusaba de seguir ciegamente el occidental, de conocimientos insuficientes y falta de respeto por lo santificado en la ortodoxia. El dialogo entre dos partes que están totalmente seguras de tener la razón no puede encontrar resolución alguna. En nuestros tiempos, Las nietas ideológicas de esos feministas han tomado posición en los problemas del estudio de la Torah, la participación en un minian, la segregación sexual en la sinagoga, la negación del derecho de testificar o servir como jueces. Todo esto está presente en el de Salamon, en su caso no son argumentos , su ensayo se adelanta a todo, es mañanero sin saber que es feminista, expone hechos, dolor y vergüenza y no podía encerrarse en el silenció. Su motivación no se derivaban de una búsqueda de la modernidad.

El judaísmo era originalmente igualitario pero bajo el sello de la Mishna, dejó de ser igualitario, mantiene que D quería igualdad entre hombres y mujeres, pero los sabios, especialmente Yehuda Hanassi, editaron la Mishna tendenciosamente con el objetivo de quitarle a la mujer judía su libertad y convertirla en “una sierva trabajadora y podrían empujarla con las dos manos fuera del santuario de la fe, al punto de que ahora casi no tiene parte en la adoración de D, bendito sea.” Según Salamon, la motivación de la Mishna no está basada en principios religiosos, sino en un deseo de conformarse a la realidad social de su tiempo.

130 años más tarde, debemos aprender del rabino Salamon que tenía y no tenía razón. Somos seres sociales y lo que pasa a nuestro alrededor nos influye, tiene razón en su temor de su tiempo por el peligro de la desaparición del judaísmo y, tal vez, en algunos lugares de nuestro tiempo. Pero no tiene razón en su temor de que las mujeres abandonen el judaísmo y busquen refugio en otra fe. En el judío, las mujeres judías con el talit sobre los hombros y abrazando la Torah luchan por su igualdad, su independencia, sus derechos y vivimos el retorno de las mujeres al centro de la vida judía. Aprendamos del ensayo del rabino que el dolor y la humillación tienen origen humano, pueden y deben ser anulados.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl partido islamista Ra’am repudia el ataque terrorista en Israel
Artículo siguienteMujer ¿Dónde está tu valor?
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.