RUISEÑOR: Avecita que con su canto nos alegra y regocija en la Primavera, porque canta a la alborada…

*Los ruiseñores solo se dedican a cantar para alegrarnos. No estropean los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar su corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar a un ruiseñor.

Una mentira blanca, piadosa… Un halago de un ser querido que contradice la realidad difícil o trágica… Animar a recorrer el camino del éxito, sabiendo que no queda más tiempo… Infundir esperanza cuando ya no la hay… Infundir valor en el débil. Eso es el canto del ruiseñor

Echar por tierra todo lo anterior para lo que lo poco que queda de vida se consuma en tristeza y lagrimas; es matar a un ruiseñor… Por eso es pecado matar a un ruiseñor.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior29 de marzo de 1880: Nace Rosina Lhevinne
Artículo siguienteSalud, salud y mucha Salud
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".