Diario Judío México - La es un padecimiento que afecta en México a 7 de cada 10 adultos colocándo- nos en el segundo lugar mundial en presentar esta enfermedad. Nuestra sociedad es considerada “obesogénica”, esto quiere decir que las propias costumbres fomentan de manera silenciosa y constante la así como los hábitos que promueven su man- tenimiento y transmisión, como ejemplo podemos pensar en algunas frases comunes como que “es de mala educación dejar comida en el plato” o decir “no seas pesado, solo prueba tantito” a quien no quiere comer algo o nos dice que está a dieta. La convivencia en nuestro país también está marcada por la comida: cenas familiares, desayunos o co- midas abundantes, donde además se promueve el consumo de alcohol y postres son par- te de la rutina semanal de muchas familias y este tipo de actividades impiden a muchas personas el regular su consumo de calorías sin sentir que “se están perdiendo de algo” o que “no están disfrutando” el evento al que asisten. 

Por supuesto que no se trata de culpar al ambiente, únicamente de hacer conciencia que el cuidarse y adquirir nuevos hábitos de salud implica mucha moderación, atención y con- ciencia. La fuerza de voluntad también es un elemento que escuchamos frecuentemente ya sea como crítica o como un consejo para las personas que padecen , pero entre más se estudia la , hay mayor evidencia de que la fuerza de voluntad no es suficiente ya que ésta enfermedad causa un efecto “dominó” en el cuerpo desencadenan- do una serie de reacciones que hacen que esta sea más difícil de combatir entre más tiempo se padece y más kilos se ganan. La evidencia también muestra que la grasa fun- ciona como si fuera un órgano, segregando sustancias que envían señales directamente a nuestro cerebro que le indican que debemos consumir más grasa generando antojos constantes por alimentos fritos, también se afectan los receptores de insulina en el cuerpo lo que genera bajas de azúcar que fomentan antojos “incontrolables” o atracones de car- bohidratos (y eventualmente diabetes por la dificultad de controlar el azúcar en sangre), también el estómago aumenta su tamaño segregando en exceso una hormona llamada ghrelina que envía a nuestro cerebro señales de hambre constante y entre mayor es el tiempo que se padece , nuestro cerebro pierde mayor sensibilidad para detectar la señales de saciedad, por lo que sentimos que “tenemos hambre todo el día”. 

Por si esto fuera poco la también genera estragos en nuestra psique y nuestras emociones. Estudios estadísticos muestran que del 29 al 56% de las personas con obesi- dad están en riesgo de padecer o presentan depresión, esto promueve el aislamiento (de- jar de asistir a reuniones o incluso ausentarse del trabajo o bajar el rendimiento en días que “no se sienten muy bien consigo mismos”) y causa estragos en el autoestima. Estu- dios cualitativos señalan que los pacientes con evitan mirarse al espejo y que tienden a estar hiperalerta a juicios del exterior, esperando que las personas los juzguen en base a estereotipos asociados a la como pueden ser: el que los perciban como flojos, con poca fuerza de voluntad, con falta de autocontrol o disciplina, etc. y sin- tiendo vergüenza o culpa la mayor parte del tiempo, particularmente a la hora de comer o 

de sentir que han fallado con la dieta. A nivel psicológico esto es desgastante y aumenta la vulnerabilidad a 

padecer comorbilidades como: trastornos de ansiedad, abuso de alcohol, adicciones, irri- tabilidad o alteración de la imagen corporal. 

La es una enfermedad progresiva, crónica y sus causas son multifactoriales, por lo que su tratamiento debe involucrar a especialistas en el ámbito de la medicina, la psico- logía y la nutrición, fomentar el cambio de hábitos y también cambios en la manera de re- lacionarnos con nosotros mismos y con los demás, que nos ayuden a cambiar nuestras vidas de manera definitiva. 

Psic. Maria Salamanca
Fundación APTA
TEL. 6550 9880 de 9:00am a 6:00pm
www.fundacionapta.org
Facebook e Instagram: Fundación APTA 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAntisemitismo: un macabro método para inventarse un “nosotros” ideal
Artículo siguienteAbbás y el líder de Hamás hablan para “confrontar” el plan de paz de Trump
Fundación APTA, Atención Psicológica de Trastornos Alimentarios, brinda tratamiento integral, profundo y confiable mediante ayuda psicológica, nutricional y psiquiátrica a las personas con este conflicto sin importar su nivel socioeconómico, por lo que tiene acceso a personas de todos los estratos sociales. Con el propósito de contribuir a mejorar la calidad de vida de niños, jóvenes y adultos, ofrecemos terapias individuales, familiares y grupales; asesoría con nutriólogos y pláticas preventivas dirigidas a adolescentes. Nuestra misión es brindar atención personal confiable a los jóvenes que acuden a la clínica. Nos regimos por los valores de respeto, honestidad, confidencialidad y responsabilidad, y estamos comprometidos a mejorar la calidad de vida de nuestra sociedad, por lo que la atención que aquí brindamos es de bajo costo, con base a las posibilidades económicas de los pacientes Contamos con un equipo que abarca toda el área metropolitana, entre psicoanalistas, nutriólogos, psicólogos y psiquiatras que han recibido entrenamiento y guía para brindar el mejor tratamiento. Por su parte, el Consejo Médico está formado por 9 especialistas de primer nivel en diversas disciplinas: psiquiatría, nutrición, psicoanálisis, psicología, medicina general y gastroenterología.