Diario Judío México - Siempre vivimos tiempos de posibilidades, sólo que ahora las vivimos más. Bajo el acrónimo ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) se ha gestado una iniciativa editorial con fecha de caducidad: durará mientras se viva en cuarentena. De ellos ha caído en mis manos Sopa de Wuhan, volumen digital con una magnífica portada diseñada por Pablo Amadeo, en la que varios rostros de murciélagos acechan al potencial lector. Es una compilación de ensayos filosóficos (con autores de varias nacionalidades) alrededor del Covid-19, “un punto de fuga creativo ante la infodemia, la paranoia y la distancia lasciva autoimpuesta como política de resguardo ante un peligro invisible”.

Invisible a los ojos comunes, sí, diría yo; inexistente, no. Se trata de un conjunto de mentes disidentes que en general atribuyen la pandemia, en voz de Franco Berardi, a “condiciones que fueron creadas por el neoliberalismo, por los recortes a la salud pública” en la que “podríamos salir de ella con un gran deseo de abrazar: solidaridad social, contacto, igualdad”. En el cierre de su intervención, el filósofo italiano remata: “El virus es la condición de un salto mental que ninguna prédica política habría podido producir. La igualdad ha vuelto al centro de la escena. Imaginémosla como el punto de partida para el tiempo que vendrá”.

Más allá de la ideología que mueve a las reflexiones y dejando atrás Sopa de Wuhan, parece haber un consenso en que la pandemia creará una nueva normalidad a la que nos adaptaremos. Esta sacudida abre grandes posibilidades de transformación, algunas ya visibles: Seat reconvierte piezas automotrices para fabricar respiradores, Mabe imprime en 3D una válvula doble para que un respirador sea usado por dos pacientes compatibles, Grupo Modelo fabrica y reparte gel desinfectante.

Brota, como contagio colectivo, una actitud solidaria digna de aplauso. Grupo Posadas ofrecerá hoteles para que el personal médico, duramente exigido, tenga un descanso merecido. Cuidar a quienes nos cuidan o simplemente cuidar porque podemos, como lo muestra una foto: en algún edificio de México alguien ha dejado una nota, testimonio de esperanza en la humanidad: “Para las personas mayores que viven en este edificio y no pueden salir a comprar, somos las vecinas de la 3ª planta, puerta 31 y nos ofrecemos a hacer los mandados de manera solidaria y gratuita”. Lo mismo puede decirse de plataformas ciudadanas como “México vs Covid-19” que ya agrupa a cientos de voluntarios y próximamente lanzará “Coin Covid” moneda de cooperación y servicios sociales.

Asalta, sin embargo, un dilema: ¿de qué nos servirá estar sanos en una muerta con consecuencias sociales más devastadoras que las producidas por el virus? ¿Podríamos provocar más daño con la medicina que con la enfermedad?, ¿preferimos menos muertos ahora pero más pobreza y más muertes después? El confinamiento debe tener un límite. Concuerdo con mi padre: “Si la colapsa, el sector salud colapsa, pero si el sector salud colapsa, la no necesariamente colapsa”.

La medida más razonable parece ser la que pueda cuidar de la salud y de la ¡al mismo tiempo! (entendiendo por el sustento de millones de familias). Uri Alon (investigador, físico teórico y profesor en biología de sistemas), del prestigiado Instituto Weizmann en Tel Aviv, propone un “confinamiento inteligente”. A través de un modelo matemático, sugiere varios modelos, uno de ellos implica cuatro días laborales y diez de confinamiento, para que respire la y la gente tenga un descanso psicológico. Los científicos de cada país deberían evaluar seriamente este modelo que busca situar el ratio de infección por debajo de 1.

Posibilidades es el nombre del juego ahora, pensar lo no pensado y repensar lo pensado, como diría el gran David Konzevik. El futuro inmediato ya demanda soluciones, productos y servicios que no hay; veremos una racha de invenciones aceleradas. Si eres director de finanzas en una empresa mediana y te quedas sin chamba, probablemente puedas ser ahora un “Fractional Finance Chief” para varias micro y pequeñas empresas, ninguna de ellas podría pagar tu sueldo completo pero una fracción de éste, sí. Bienvenido tu nuevo yo.

¿Quieren una certeza? ¡Posibilidades, tenemos posibilidades!

@eduardo_caccia

FuenteReforma
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorEl new deal de Netanyahu
Artículo siguienteOrbán en Hungría: COVID-19 le cayó como anillo al dedo
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.