Un millón de dólares para frenar al y avanzar en la investigación de futuras pandemias. El activista israelí Natán Sharansky ha anunciado que donará la millonaria cantidad con la intención de ayudar en la financiación de las organizaciones que luchan contra el COVID-19 y dedican importantes esfuerzos a encontrar una vacuna eficaz contra la enfermedad. La mayor parte de la aportación de Sharansky procede del Premio Génesis, con el que fue galardonado el pasado mes de diciembre por su histórica defensa de los derechos humanos y las libertades políticas y religiosas frente al régimen comunista de la antigua Unión Soviética (URSS).

El icono del judaísmo soviético -que llegó a ser viceprimer ministro de Israel durante el Gobierno de Ariel Sharón y en la actualidad preside el Institute of the Study of Global Antisemitism and Policy- ha decidido que el importe del prestigioso galardón -una suerte de premio Nobel para los amigos más ilustres de Israel que ya ostentan Michael Bloomberg, Michael Douglas o Natalie Portman, entre otros- se dedique a la batalla contra el coronavirus.

«Estoy muy agradecido de tener la oportunidad de contribuir a este esfuerzo humanitario. A lo largo de la larga historia del pueblo judío, nuestra capacidad para unirnos en tiempos de crisis nos ha procurado fortaleza para perseverar y afrontar el futuro con esperanza y confianza. No se me ocurre mejor manera de utilizar el dinero del Premio Génesis que financiar a quienes están combatiendo la epidemia del coronavirus, tanto en Israel como en el resto del mundo», declaró el propio Sharansky tras hacer pública su decisión.

«Natan tuvo la poderosa sensación de que el mejor impacto que podría tener como laureado con el Génesis lo conseguiría donando su premio de un millón de dólares a organizaciones que combaten el y ayudan a los individuos más afectados por este enemigo invisible y despiadado«, afirmó el director de la fundación GPF, Stan Polovets, que concede anualmente la distinción.

Por su parte, Angel Mas, presidente de ACOM (Acción y Comunicación sobre Oriente Medio ha asegurado que « representa valores intrínsecamente judíos como la lucha por la libertad y la defensa de la dignidad humana. Y combina su fuerte identidad judía y su patriotismo israelí con la promoción de la aspiración universal por la democracia.»

«El premiado de este año, es uno de los héroes modernos mas admirados del Pueblo Judío. Su generoso gesto de donar el premio a iniciativas contra la pandemia mundial, le honra y le sigue definiendo como persona. Israel ha sido un ejemplo internacional en su gestión de esta emergencia y su ecosistema tecnológico se ha movilizado para desarrollar soluciones médicas innovadoras», ha puntualizado David Hatchwell, presidente de la Fundación Hispano Judía.

Columbia y Nueva York

Los rusos cofundadores del Premio Génesis han destacado que algunas de las subvenciones que se concederán tras la donación de Sharansky «proporcionarán alivio inmediato a los más afectados, mientras que otras sembrarán avances a largo plazo contra la enfermedad».

Entre los beneficiarios de la aportación se encuentra la organización israelí Assistance for All, que presta un servicio de apoyo de emergencia para residentes de Jerusalén. Además, recibirán un porcentaje del premio: ALEH Negev, que trabaja con niños con discapacidades graves; la Asociación de Centros de Crisis de Violaciones de Israel, que responde a un aumento del 40% en los casos de violencia doméstica; o la Hillel y Moishe House, que asisten a ancianos aislados en Europa y la antigua Unión Soviética.

Los proyectos con un enfoque a más largo plazo serán el programa de investigación del Instituto Weizmann de Israel -para el desarrollo de una
vacuna contra el coronavirus- y dos universidades estadounidenses líderes en la materia, Columbia y la Universidad de Nueva York (NYU). La subvención a Columbia University Irving Medical Center proporcionará fondos de semillas para que los investigadores desarrollen nuevos
tratamientos, mientras que la subvención a la Escuela de Ingeniería Tandon de la Universidad de Nueva York financiará un concurso para estudiantes de pregrado y posgrado que abordarán los desafíos agudos de ingeniería planteados por el COVID-19, incluyendo «la creación de un hardware de ‘contacto cero’, y puertas y sistemas de pago» adaptados a las nuevas necesidades.

«Nueva York ha sufrido el mayor número de casos de COVID-19 en el mundo. La ciudad, y su comunidad judía, se han visto profundamente afectadas. Las subvenciones a Columbia y NYU proporcionan recursos adicionales a los dos centros de excelencia científica de clase mundial en Nueva York, donde The Genesis Prize Foundation tiene su sede, mientras trabajan para ayudar a la ciudad a salir de la crisis actual», ha explicado Polovets de GPF.

Preso político

Sharansky saltó a la fama en la década de los 70 como disidente en el régimen comunista de la Unión Soviética, donde trabajó en estrecha colaboración con el también activista pro derechos humanos, y ganador del Premio Nobel de la Paz, André Sakharov. El israelí fue, además, miembro fundador del Grupo Helsinki, encargado de supervisar los abusos soviéticos. Una actividad por la que se convirtió en uno de los ‘refuseniks’ -como se conocía a los judíos soviéticos a los que se les denegó el permiso para regresar a Israel- más conocidos.

El reciente premio Génesis resultó encarcelado durante 9 años en la URSS donde cumplió la mayor parte de su condena en confinamiento solitario, tras ser acusado de espionaje para los Estados Unidos. Una experiencia que le ha llevado a aportar algunos consejos al resto del mundo para hacer más llevadero el encierro obligatorio a los ciudadanos. Sharansky, prestigioso ajedrecista, confesó que pasaba los días jugando mentalmente y presume de haber ganado todos los partidos.

FuenteOK Diario

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Colegio Hebreo Tarbut celebra Yom Haatzmaut
Artículo siguienteLas intermitencias del COVID-19