Una palabra tiene el poder de construir o de destruir a una persona.

Diario Judío México - Es difícil entender el concepto de que lo que son en sí las palabras. Las palabras son sonidos que se las lleva el aire, no se pueden ver, ni tocar, y aunque se busquen, no se pueden encontrar a menos de que se escriban y entonces se conviertan en testigos impresos de lo que se ha querido expresar.

Las palabras que se escuchan… se quedan marcadas en el corazón como si fueran un tatuaje permanente. Por eso se dice que las palabras salen del alma y llegan directamente al corazón. Las palabras no se olvidan. Una vez que salen… ya no regresan, aunque se pida mil veces perdon.

Cuando las palabras son expresadas con sinceridad y con amor, son nobles y positivas, entonces la persona que las escucha, se siente querida, validada y valiosa. Por el otro lado cunado las palabras son dichas con arrogancia o con enojo, se convierten en sonidos crueles, amargos llenos de crítica y resentimientos.

El corazón de la persona que escucha estas palabras ofensivas, con tonos negativos se estremece, y se lastima. Este corazón, se llena con dolor. Entonces, el amor propio de la persona que ha sido ofendida se agria y pierde su conexión con la persona que la afecto y eventualmente también se rompe las relación alegre y bondadosa con su mundo.

Las palabras se pueden describir como “un puente” que conecta a la persona con el mundo físico/material y con su alma, el mundo espiritual y emocional. Las palabras salen de lo más íntimo del ser, y llegan a lo más profundo de la persona que las escucha.

Las palabras son un regalo de los humanos, que traducen los pensamientos y hacen decretos concretos de las opiniones propias. Las palabras son los sonidos que le dan sentido a las ideas que habitan en la mente.

Estos sonidos abstractos que nadie ve y que todos entienden, elevan al ser, le dan la oportunidad de comunicarse, de compartir y de enseñar el increíble mundo interno que cada quien lleva dentro.

Las palabras hablan de los sentimientos personales. Estas son la expresión directa de la espiritualidad que cada individuo tiene. Las palabras son, la representación de la persona. Definen la intención y la calidad de su comunicación. Bien es dicho que la vida y la muerte de una persona se encuentran en la boca de la persona que habla. Las palabras son un arma delicada, hay que tener plena conciencia de su valor y desde luego, aprenderlas a utilizar con conciencia y responsabilidad.

Si las palabras son tan delicadas y estas son la voz de los pensamientos personales, entonces para tener palabras positivas, nobles y constructivas hay que cuidar la calidad de los pensamientos. Cada quien es responsable de lo que piensa, por lo tanto, tiene que luchar para no permitir que los malos pensamientos confundan y corroan su alma.

La receta

recetas-titulo1

Valor de las palabras

recetas-titulo2Ingredientes

  • Conciencia – reconocer el poder y el alcance que tienen las palabras
  • Responsabilidad – obligación personal para comunicarse efectivamente
  • Gentileza – suavidad y nobleza al hablar
  • Cuidado – recordar que una vez que se dice una palabra no se puede olvidar
  • Agradecimiento – gratitud por tener la posibilidad y el poder de hablar

Afirmación positiva para utilizar las palabras apropiadamente.

Mis palabras son valiosas y poderosas. Las cuido y cuando las utilizo busco hacer el bien y comunicarme con prudencia. Mis palabras son mis embajadoras que me permiten enseñar el mundo interno que llevo dentro. Reconozco que con mis palabras puedo levantar, motivar, sanar e inspirar pero que también puedo destruir, lastimar y herir a las personas que me escuchan. Mis palabras son mis sentimientos y mi responsabilidad. Yo soy mis palabras.

Que se aprende del valor de las palabras:

  1. Las palabras hablan de uno mismo. Es importante escuchar lo que otros hablan porque asi es fácil reconocer el interior de su ser. Cuando la persona reconoce su valor, se torna en un ser que habla con palabras prudentes y sinceras.
  2. Las palabras son puentes entre el alma de las personas. Estas salen del corazón y llegan al corazón. Son abstractas, no se pueden ver ni tocar, por lo que llegan al alma sin obstrucciones.
  3. Hay que hablar con las mismas palabras que uno desea que le hablen. Responsabilidad y conciencia son ingredientes básicos cuando se refiere al hablar. Las palabras hablan todo lo que la persona piensa, no hablan de la persona que las escucha.

Tú eres dueño de tus pensamientos y decides que palabras quieres decir. Construye puentes de conexión y amor. No Lastimes, ni ofendas al hablar.

Tenemos sesiones de coaching personal. Pide tu cita hoy.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=CBJYD8CFYMFF4

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNuevos quesos gourmet vegetarianos – naturistas de The Nuts Chef/ Meshek ( granja ) Barzilai
Artículo siguienteLa recuperación del cementerio judío de La Alcazaba no contenta a todos en Melilla

Becky Krinsky
Creadora en conjunto con la doctora Iliana Berezovsky de "Recetas Para la VidaTM" un proyecto basado en el concepto de que el sentido común, el hogar, la familia, la vida diaria y el éxito en la vida dependen de la suma de nuestras experiencias para alcanzar la felicidad. Actualmente escribe todos los jueves para el Diario San Diego con su columna Recetas para la VidaTM. También aparece mensualmente en Univision en el programa Despierta San Diego.