No hay nada que represente más a la cultura de un país que su cocina, sus ingredientes y su gastronomía; y en el caso de no es la excepción.

Los tacos, los tamales, las tortas y toda la vitamina T conocida en nuestra gastronomía además de ser parte de nuestro atractivo turístico nacional, es el culpable de que muchos tengan sobrepeso, problemas de colesterol, azúcar, triglicéridos y otros padecimientos.

La comida mexicana es deliciosa, pero debemos saber combinarla y cuidar la cantidad y variedad para evitar que haga estragos en nuestra salud, y uno de los principales puntos es la porción que ingerimos.

El exceso de carbohidratos pueden ponernos en riesgo; una orden de tacos tiene normalmente 5 tortillas cuando lo recomendado por los nutriólogos y especialistas es de 2 por comida.

Los sabores mexicanos no tienen que sacrificarse,  dentro de los más característicos toques que puedes añadirle a tu comida y que son muy mexicanos está el chile, limón, y hierbas frescas como cilantro, epazote y perejil que puedes incorporar a salsas, caldos, y otras preparaciones.

Al usar este tipo de condimentos puedes dejar de lado el uso excesivo de aceite o caldo de pollo granulado, que normalmente trae grandes cantidades de sodio y de grasa.

Otro ingrediente que es muy mexicano y que hay que perderle el miedo es el frijol, una leguminosa cargada de proteína vegetal que sólo aporta 200 calorías por taza, y que puedes consumir como tu carbohidrato acompañado de una buena porción de aguacate y ensalada de nopal o queso.

Los antojitos mexicanos como sopes, flautas, gorditas y enchiladas pueden ser disfrutados en algunas ocasiones, pero en porciones pequeñas, y si los preparas en casa intenta reemplazar la fritura por el horno, el resultado es muy similar y la cantidad de grasa significativamente menor.

Además, complementa tu plato con una buena porción de ensalada con limón, sal y pimienta, el resultado será una mayor sensación de saciedad.

De la misma forma, aprovecha las sopas y caldos de verduras sin grasa añadida para iniciar tu comida, te sentirás satisfecho y no te excederás en el plato fuerte.

Ahora que inicia el mes patrio en nuestro País, disfrutemos de los sabores mexicanos sin exagerar, optando por proteínas magras y muchas verduras para que podamos darnos un gusto de comer nuestra rica comida nacional sin remordimientos.

Hoy te comparto mi versión de pozole, rico y bajo en grasa, ideal para las fiestas patrias que se aproximan.

Para el consomé de pollo:

  • 16 tazas de agua
  • 3 piernas con muslo de pollo sin piel
  • ½ cebolla mediana
  • 1 varita de apio
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • 4 cucharadas de consomé en polvo
  • 1 calabaza

Para el pozole:

  • 16 tazas de caldo de pollo (preparado previamente)
  • 2 tazas de maíz para pozole cocido
  • 1 lata de jugo V8
  • 1 cucharadita de orégano en condimento
  • 3 cucharadas de pasta de chiles anchos  (se prepara moliendo dos chiles anchos sin semilla y sin venas con muy poca  agua caliente que se añade a la licuadora para conseguir una pasta)
  • 1 cucharada de jugo Maggi
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • Lechuga, rábanos, cebolla, orégano, limones, chile en polvo piquín y tostadas como guarnición.
  • 1 pollo cocido desmenuzado (el usado en la preparación del caldo)

Preparación:

  1. Para el consomé hervir el agua con el pollo, es importante quitarle constantemente la espuma que se forma en la superficie del caldo.
  2. Agregar la cebolla, el apio, el ajo, la zanahoria y el consomé en polvo, cocer por media hora a fuego medio con el recipiente tapado.
  3. Agregar la calabaza, tapar de nuevo el recipiente y dejar que hierva nuevamente, cuando la calabaza esté cocida, al igual que la zanahoria, retirar las verduras y el pollo.
  4. Licuar las verduras con un poco de caldo y regresar al caldo, desmenuzar el pollo y reservar.
  5. Para el pozole  añadir al caldo los demás ingredientes y dejar hervir por unos minutos.
  6. Cortar la lechuga en tiritas, picar los rábanos y la cebolla; llevar a la mesa en platitos separados el orégano, los limones, el chile en polvo y las tostadas.
  7. Servir en el plato una porción del maíz cocido y del pollo desmenuzado, agregar el caldo y llevar a la mesa. La guarnición la pone el comensal a su gusto.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl concierto de los árboles, 16va. parte
Artículo siguienteTerror y triunfo. Niños superdotados
Originaria de la Ciudad de México, la chef Becky Sandler demostró especial interés por la cocina saludable desde el 2002 cuando inició su formación en la escuela Cordon Bleu de París. Posteriormente tomo cursos con muy reconocidos chefs Guillermo González Beristáin, Antonio Marquez y Thierry Blouet.Además, su carrera se vio enriquecida con los distintos diplomados tomados en el Centro de estudios culinarios Roccatti, diplomados de cocina italiana, alta cocina, panadería nutritiva y pastelería con la reconocida chef Patricia Ortiz de Roccatti. Para complementar su formación, tomó un diplomado en la Universidad Tec Milenio sobre Nutrición, Obesidad y Problemas Alimenticios, en el 2009, dando fundamento científico a la preparación de sus recetas.Ha sido Maestra Chef desde el año 2003, inició con cursos para amas de casa, y actualmente imparte un diplomado de comida nutritiva y saludable de 11 meses, para todas las personas interesadas en aprender las destrezas de la cocina orientadas a una dieta Saludable.Con la intención de iniciar su propia aventura gastronómica, en el 2003 abrió Epikurian Salads, un espacio que la posicionó dentro de los restaurantes de cocina saludable, y que además le permitió dar clases a inquietas alumnas interesadas en la buena alimentación.Su más reciente proyecto lo emprendió al lado de dos grandes amigas en un grupo llamado MBM, donde además de clases y asesorías, concretó el primer libro de autoría conjunta al lado de Mima Victoria de González y Mariana Vera.Ha participado en diversos programas de televisión, eventos nacionales e internacionales relacionados con la gastronomía así como en programas de radio.