Diario Judío México - Hay en casa un hermoso librero. Además de original es inútil. Y lo detesto. Lejos de la cuadratura obligada para contener libros, tiene trapezoides asimétricos formados por tablones cruzados, de modo que los compartimentos están en forma de letra V, un catálogo de ángulos, menos el recto. Cuando uno acomoda un libro, irremediablemente la forma en V presiona el filo de los ejemplares. Es un mueble que se ve bonito y además castiga libros. La vida está llena de objetos con diseño estúpido que, lejos de facilitarnos las cosas, son un problema; también de personas que privilegian la forma sobre la función y creen habernos hecho un buen regalo.

Eventualmente no sabemos si una puerta se jala o se empuja, por no hablar de cuando alguien estrella su humanidad en un cristal que no percibió. Qué tal cuando queremos abordar un elevador y no sabemos qué hacer (ya no hay botones). Algunos señalamientos viales, en vez de orientar, confunden, parecen dispuestos por alguien que jamás ha conducido por ahí. Frecuento un estacionamiento donde, constantemente, al oprimir el botón para obtener el boleto, presiono el de la intercomunicación con la oficina. Me sentí culpable; recientemente añadieron un letrero junto al botón de siempre: “El botón para boleto es el otro” y una flecha. En un alarde de ego pregunté si era por mí, quedé tranquilo: “muchas personas se equivocan”. Habitamos por años una casa y seguimos confundiendo cuál interruptor corresponde a determinado foco. Innumerables frustraciones cotidianas se deben, no a la impericia del usuario, sino al mal diseño de las cosas.

Celebré la pregunta: “¿Por qué tenemos que aceptar la frustración de los objetos cotidianos?”. Uno a veces piensa que está loco por fijarse en cosas raras. Cuando uno ve que alguien escribió un libro sobre el tema, alivia saber que uno no es un loco solo en el mundo. Se trata de La psicología de los objetos cotidianos, de Donald Norman, cuya tesis es: los objetos bien diseñados son fáciles de interpretar y comprender, facilitan la vida. El buen diseño tiene “pistas intuitivas”, su topografía sugiere lo que se puede y lo que no se puede hacer con los objetos, como unas tijeras que tienen en un brazo una abertura mayor que en otra. Por desgracia, estamos llenos de objetos que aportan pistas falsas, inducen al error, al accidente. Para Norman, cuando una puerta necesita un instructivo, así sea una sola palabra como “empuje” o “jale”, el diseño ha fracasado.

En la Terminal 2 del AICM, un genio dispuso que las puertas de los baños, al cerrar, no queden al ras sino en diagonal, ligeramente “metidas”. La pista visual sugiere que la puerta está abierta. Al empujarla uno se da cuenta que el WC está ocupado. Compárese esta pista falsa con los señalamientos de focos verdes o rojos que han puesto en algunos estacionamientos techados para indicar la disponibilidad. Dice Norman que una de las características vitales del buen diseño es su visibilidad, que notoriamente den la indicación correcta. Lo mismo aplica para varias plataformas en línea, especialmente de los bancos, parecen diseñadas por un ingeniero en sistemas que busca derramar la bilis de un inocente. Probar los diseños en la vida real, antes de salir al mercado, debería ser un paso obligado en las empresas.

Hace poco estuve en un hotel boutique. La persona que me condujo a la habitación dijo que el agua caliente y el agua fría estaban “al revés”. Volví semanas después, otro empleado repitió la advertencia. ¿No sería más fácil arreglar la anormalidad que asegurarse de que el colaborador no olvide alertar la posibilidad de quedar al dente bajo la ducha? Las empresas deberían estar abiertas a la retroalimentación de los usuarios y estos a opinar. Usualmente son más quienes se quedan callados que quienes, como yo, se quejan y sugieren mejoras. Norman le llama la “conspiración del silencio que mantiene los sentimientos de culpabilidad y de impotencia de los usuarios”.

Aventuro que el joven Zoom le ganó la carrera de las videoconferencias al maduro Skype por el buen diseño, un tema, por cierto, alejado de las juntas de consejo de las empresas, un asunto “menor”, invisible en el estado de resultados, aunque muy ligado a la rentabilidad. ¿Error de diseño?

@eduardo_caccia

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
FuenteReforma
Artículo anteriorSeñales financieras: Llegó el día, AMLO viaja a Washington el 8 y 9 julio
Artículo siguienteEgipto: tráfico de plasma por el covid-19
Desde que Eduardo Caccia (Ciudad de México, 1962) era niño, estuvo en búsqueda para descubrir lo extraordinario y tener respuestas a preguntas paradójicas. Su deseo era convertirse en arqueólogo; la vida lo puso en otra dirección, que lo llevó a la investigación no tradicional de consumidores. Según dice, esta actividad semeja mucho a la del arqueólogo, pues consiste en escarbar profundo en las capas de la mente humana, hasta el fondo, donde están enterrados los tesoros.Eduardo Caccia reta el statu quo muy a su manera, se nombra “Any Possibility Officer” en Mindcode, la empresa de neuromarketing que fundó para hacer innovaciones y posicionamiento de marcas. Es coautor de la metodología brandgenetic y creyente en la integración de las ciencias sociales con los negocios, para mejor entender la conducta del consumidor. Su meta ha sido ser un puente entre la academia y los negocios.Licenciado en Administración de Empresas, Eduardo ha sido profesor universitario en la Universidad Panamericana, miembro de la Universidad de San Diego, en la Oficina de Educación Corporativa y Profesional, también ha escrito artículos sobre marcas y temas de código cultural en prestigiadas publicaciones como Expansión, Reforma, Mural, El Norte, La Jornada. Eduardo es conferencista y ha dado cientos de conferencias y presentaciones en diferentes temas, en varios países. Como observador y estudioso de la conducta individual y de grupos, ha escrito artículos para entender y mejorar la convivencia urbana y rescatar las tradiciones y los barrios temáticos de las ciudades.Sus aportaciones han ayudado a más de cien diferentes marcas, muchas de las cuales están dentro de las 500 de Fortune: Pepsico-Sabritas, Danone, Kellogs, Nestle, Nextel, Italiannis, Lawry’s, Bimbo, Cinépolis, Tequila Cuervo, Tequila Sauza, Pedro Domeq, Casas Geo, Maseca, Promexico, TVAzteca, Televisa, Holcim Apasco, Microsoft, Mabe, Smuckers, Folgers Cafe, Tecate, Wings, Fiesta Inn, Fiesta Americana, Marlboro, Alsea, Tecate, Pepsico, Oxxo, DHL, El Globo, Coca Cola, Bacardi, Tecno Lite, Michelin, Gayosso, entre otras.