Inicio Autores Publicaciones por Mario Satz

Mario Satz

276 MENSAJES 0 Comentarios
Poeta, narrador, ensayista y traductor, nació en Coronel Pringles, Buenos Aires, en el seno de una familia de origen hebreo. En 1970 se trasladó a Jerusalén para estudiar Cábala y en 1978 se estableció en Barcelona, donde se licenció en Filología Hispánica. Hoy combina la realización de seminarios sobre Cábala con su profesión de escritor.Incansable viajero, ha recorrido Estados Unidos, buena parte de Sudamérica, Europa e Israel.Publicó su primer libro de poemas, Los cuatro elementos, en la década de los sesenta, obra a la que siguieron Las frutas (1970), Los peces, los pájaros, las flores (1975), Canon de polen (1976) y Sámaras (1981).En 1976 inició la publicación de Planetarium, serie de novelas que por el momento consta de cinco volúmenes: Sol, Luna, Tierra, Marte y Mercurio, intento de obra cosmológica que, a la manera de La divina comedia, capture el espíritu de nuestra época en un vasto friso poético.Sus ensayos más conocidos son El arte de la naturaleza, Umbría lumbre y El ábaco de las especies. Su último libro, Azahar, es una novela-ensayo acerca de la Granada del siglo XIV.Escritor especializado en temas de medio ambiente, ecología y antropología cultural, ofrece artículos en español para revistas y periódicos en España, Sudamérica y América del Norte.Colaborador de DiarioJudio, Integral, Cuerpomente, Más allá y El faro de Vigo, busca ampliar su red de trabajos profesionales. Autor de una veintena de libros e interesado en kábala y religiones comparadas.

Lo que dice el viento

Dauwd Benjamín, un judío de Damasco que se dedicaba al martelado del cobre, la confección lámparas y candelabros en miniatura, quedó húerfano de padre a edad temprana. Como su madre se volviera a casar y...

La guardiana de la Casa de la Vida

En Cochin, pequeño pueblo del estado de Kerala en la India, vivía una anciana de ojos chispeantes que iba de su casa al cementario y del cementerio a su casa varias veces al día....

El gozo de fluir

Una mañana de verano en el barrio judío de París los rabinos Noah Otzer y Rafi Olami discutían sobre la importancia de dar y recibir. Compañeros de aula en la Sorbona, donde ambos...

El estudiante ansioso

Isaac Hacohen de Soria recibió en su estudio a Tobías de Guadalajara con el propósito de hacerlo ingresar, a pedido de éste, en el Jardín del Nogal, sociedad de límites difusos y miembros dispersos...

Lo continuo

La porosidad, irregularidad y dispersión de los seres y las cosas hace que al buscar la sabiduría estemos, en realidad, detrás de lo continuo y homogéneo, aunque más no sea porque su mera idea...

Los frutos indehiscentes

Se llama fruto indehiscente al que, como la nuez o la avellana, no se abre por sí mismo. Exigen, esos frutos, la rotura de sus duras cortezas, cortezas que en lenguaje kabalístico llevan el...

Luz del Aire

Cada mañana, cuando se levantaba, Schmuel el Buscador de Cortezas, admirador del Baal Shem Tob, a quien había visto sanar  niños y ancianos, salía de su cabaña fuera invierno o verano, nevara, lloviera o...

Un poco menos que a los ángeles

Conocedor de la tradición jasídica que dice que el hombre tiene más libertad que el ángel porque a diferencia de éste puede cambiar, empeorar o mejorar, un discípulo de Rabí Péraj Tel fue a...

Por qué no amo a mis enemigos

Si los seres humanos hubieran amado a sus enemigos desde los comienzos de la Historia, no hubiera habido cultura ni civilización. Lo que puede ser válido para un individuo, un Buda o un Gandhi,...

Un trozo de vida para la vida

Me llegan noticas de los homenajes y evocaciones que Francia prepara para honrar a su máxima figura de mimo: Marcel Marceau, quien en realidad se llamaba Mangel de apellido y, como tantos judíos del...